El Estado Islámico al borde de la bancarrota

febrero 19, 2017

«No solo es una organización terrorista, sino que también posee territorios», según expresa el director de un centro que ha elaborado un nuevo informe acerca de los recursos que mantienen a flote a los terroristas.

El ‘modelo de negocio’ del grupo terrorista Estado Islámico (EI) está fallando, mientras está sufriendo escasez en sus recursos financieros y perdiendo el control de territorio, informa AP.



El EI es el grupo terrorista más rico del mundo, el cual explota recursos petroleros, obliga a civiles atrapados a pagar impuestos punitivos y recibe enormes sumas como rescate. Además, aprovecha las antigüedades saqueadas en sus avances en Siria e Irak en el 2014. Con su actividad terrorista en aquel entonces capturaron bancos, pozos petroleros y enormes arsenales.

Te puede interesar: El Estado Islámico crucifica dos hombres por vender cigarros

Sin embargo, un nuevo informe publicado por el Centro Internacional del Estudio de Radicalización y Violencia Política (ICSR, por sus siglas en inglés), con sede en el Reino Unido, ha revelado que las finanzas de los terroristas se han agotado sustancialmente desde la mitad del 2014. Según los datos destapados, el ingreso del EI pasó de unos 1.900 millones de dólares en el 2014 a unos 870 millones de dólares en el 2016.

Peter Neumann, director del ICSR, ha señalado que la explotación de vastos territorios ha sido beneficiosa para el EI, pero la burocracia involucra costes. «No solo es una organización terrorista, sino que también posee territorios», haciendo referencia a la idea de creación de un califato por los yihadistas. En particular, tienen que «reparar caminos, pagar a maestros, manejar los servicios de salud» y «gastar dinero en cosas en las que Al Qaeda nunca tenía que gastar».

Te puede interesar: Países musulmanes: Trump estimula extremismo mundial

El analista ha comparado la estrategia financiera del EI con una «estafa piramidal» que requiere una expansión constante, lo que no se ve posible por la pérdida de territorios en Siria e Irak. El fracaso de los yihadistas en la ciudad iraquí de Mosul podría «dar un golpe letal» al grupo.

«La propia marca del grupo sufrirá, así como la atracción de perpetrar ataques terroristas en nombre del Estado Islámico, dado que ya no transmite el mensaje de fuerza y utopía de antaño», concluyó Neumann.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *