Esta semana se entregarán 9 millones de mascarillas con químico que mata el coronavirus

abril 12, 2020

Tegucigalpa, Honduras

El presidente Juan Orlando Hernández anunció que la próxima semana se espera iniciar la distribución de nueve millones de mascarillas elaboradas en Honduras e impregnadas con un químico que mata el coronavirus y que han sido certificadas por la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) de Estados Unidos.



Hernández, también destacó los alcances de la Operación Honduras Solidaria para entregar alimentos a la población y pidió no estigmatizar o discriminar a las personas contagiadas de coronavirus.

Alta incidencia en Valle de Sula

Sobre la alta incidencia en el Valle de Sula, Hernández explicó que un estudio sugirió que el nivel de contagio en esa zona avanzaba de manera exponencial, por lo que se habló con los alcaldes de los municipios y empresarios, paralizando así las actividades en buscan de que se fortalecieran las capacidades de gobiernos locales y la empresa privada, buscando afianzar una estrategia fuerte de contención.

Se está instalando una extensión del Laboratorio Nacional de Virología en San Pedro Sula para realizar pruebas a un paso más acelerado, una vez que se cuenta con una mayor cantidad de pruebas tras las donadas por el BCIE, así como la adquisición que se realizara y que van a seguir llegando al país en el transcurso de abril, añadió.

Asimismo, refirió que se ha avanzado de manera importante con la Operación Honduras Solidaria en el Valle de Sula, así como en municipios como El Progreso, Santa Rita y otros, por medio de los fondos destinados para adquisición de alimentos para 292 municipios.

«Esta no es una situación fácil, es compleja, y se necesita mucha disciplina, y le pedimos a la población que se cuide y que nadie ni nada les haga abandonar la cuarentena; si salen, que sea estrictamente para lo necesario, y cuando salgan que utilicen mascarillas», indicó Hernández.

Nueve millones de mascarillas

El mandatario afirmó que el uso de mascarillas es vital a esta altura de la pandemia y por ello se están entregando 150.000 solo para el Valle de Sula, así como se está llevando material de protección para los hospitales, incluso teniendo que redireccionar las capacidades del sector maquila para producir este tipo de material de vio seguridad.

Anunció que la próxima semana se realizará la distribución de nueve millones de mascarillas, «con la particularidad que las mismas traen un químico que mata el virus, cuando llega a la mascarilla».

Explicó que la FDA, la agencia del Gobierno de los Estados Unidos responsable de la regulación de alimentos, medicamentos, cosméticos, aparatos médicos, productos biológicos y derivados sanguíneos, que supervisa el material para el combate de este tipo de enfermedades y epidemias, ha certificado que esas mascarillas que se están certificando en Honduras pueden lavarse hasta 15 veces y no pierden el efecto de matar el virus.

«Hace una semana, viajé a San Pedro Sula para supervisar que está llegando ese tipo de tela y los químicos, y por eso se busca producir insumos médicos y el hecho de tener abastecidos los hospitales», indicó Hernández.

Se redirige entrega de alimentos en SPS

Al retomar el tema de Honduras Solidaria, Hernández refirió que «este programa empezó centralizado con el Distrito Central, La Ceiba, San Pedro Sula, Choluteca, Villanueva y Choloma, pero ahora se amplió a los gobiernos locales, y a 292 municipios con 350 millones de lempiras».

Explicó que esa cantidad es solo para compras de alimentos e insumos de higiene para entregar a los más pobres, y que en la mayoría de esos 292 municipios la entrega ya inició.

«Pero pido a la población que se asegure que el procedimiento de entrega se realizará de la manera más transparente posible como se acordó con la Asociación de Municipios de Honduras», manifestó.

Hernández señaló que se ha llegado a los productores de zapatos de los mercados, a los locatarios, conductores de buses y de taxis, «y se hace en barrios y colonias».

«Ahora que se ha nombrado al comisionado presidencial Lisandro Rosales en el Valle de Sula, se está redirigiendo la ayuda que se está entregando y es bueno saber que los sectores de veeduría social han visto con buenos ojos lo que se hace porque no es fácil comprar tanta comida para tanta gente», añadió.

El titular de Casa de Gobierno solicitó a la gente que permanezca en su casa para que le entreguen los alimentos, porque «si salen a buscar cuando lleguen los camiones, no se les va a entregar; será, casa a casa y puerta a puerta, como se ha hecho siempre».

Combinación letal

Hernández dijo que se busca evitar que se arme la combinación letal de dengue con coronavirus, y por eso se pide ahora a los efectivos del Ejército, a los líderes locales, Guías de Familia, que al entregar los alimentos también «indiquen a la gente que es momento de limpiar su casa, que hagan sus mascarillas».

El presidente Hernández recalcó que no se puede permitir que el dengue siga cobrando vidas, porque «dengue más coronavirus es algo que nos puede traer muchos más problemas de los que ya tenemos para la población».

También solicitó a la población que «no estigmatice, que no mire con discriminación a la población (contagiada), porque son seres humanos y merecen compasión, necesitan ayuda y ser atendidos».

Invitó a que la población, si siente síntomas de gripe, dolor de garganta, si al respirar siente dolor en el pecho o tiene fiebre, «asista al centro de salud más cercano o a una enfermera y médico».

Recordó que la epidemia se cree que va a atacar de manera leve a una buena parte de la población y a otros de manera grave que van a necesitar asistencia médica.

Pero, apuntó, «habrá otros que requerirán tratamiento, respiradores, y hemos notado que en San Pedro Sula incluso hay casos de gente que ha llegado muy tarde a los centros de atención».

También expuso que uno de los problemas en San Pedro Sula es que «hay un grupo de gente que se confió y pensó que esta enfermedad era una gripe, y el otro grupo es gente que si cree que tiene el virus lo van a sacar de la casa, o lo van a ver mal, o pueden atentar contra su vida, y por eso no acuden a los centros de salud, y eso es lo que tenemos que evitar».

Explicó que en base a las capacidades de pruebas que se van adquiriendo se va a buscar que la gente mejor asista a realizarse la prueba o que llame al 911 para que reciba orientaciones acorde a la sintomatología que tiene la persona.

«No discriminemos a la población, no la estigmaticemos, porque ¿qué pasaría si fuera su mamá, sus abuelos, sus hijos los que padecen ese mal?, y después los quieran echar de la casa, la colonia o el barrio, y aquí todos los seres humanos merecen un mejor trato, con compasión para los que tengan los síntomas o necesiten tratamiento», expresó.

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *