Escoge a tus aliados para ganar la guerra

febrero 27, 2018

TEGUCIGALPA, HONDURAS



En su libro «El Arte de la Guerra», el estratega chino Sun Tzu recomienda entre los pasos fundamentales, saber escoger los aliados y de ser posible el escenario más conveniente. Este libro, que pudiera parecer desfasado a estas alturas, todavía tiene vigencia cuando se habla de adoptar estrategias para enfrentar las situaciones difíciles. En uno de sus capítulos, Sun Tzu dice que un líder debe ser sereno e inescrutable, pero sobre todo recomienda que al momento de una batalla, se debe saber escoger los aliados y los amigos, para evitar caer en los momentos insondables de las eventuales traiciones.

Para Honduras nuestro mejor aliado por tradición sigue siendo Estados Unidos, no solo por las tradicionales relaciones comerciales que ambos países hemos mantenido sino porque en el aspecto político Estados Unidos sigue siendo la democracia ejemplar del planeta, en cuyo modelo nos debemos ver para continuar viviendo en democracia. Por eso, los hondureños debemos celebrar que una importante emisaria del gobierno de Donald Trump, como es su embajadora ante la ONU, Nikki Halley, haya declarado este día el compromiso del gobierno norteamericano de apoyar a Honduras en la lucha contra el crimen organizado y las pandillas.

Honduras, igual que Estados Unidos, está empeñada en luchar contra las pandillas y el crimen organizado, con lo que se identifica el gobierno de Trump, pero por tratarse de una guerra no convencional requiere del apoyo del poderoso aliado, porque esta vez la lucha es contra un sector antisocial que se ha equipado en armas como si fuera un ejército. Esta no es una lucha sencilla como la que normalmente se enfrenta contra la delincuencia común, tiene que verse como una guerra muy compleja.

El gobierno de Honduras se ha plantado de manera frontal contra los grupos antisociales, que hoy constituyen una fuerza criminal muy poderosa con pretensiones de gobernar al país, con lo cual se destruiría el Estado de Derecho. Estados Unidos que es la democracia más antigua y ejemplar del mundo, viendo este gran empeño del gobierno de nuestro país, no solo apadrina el gran esfuerzo de las autoridades hondureñas, sino que envía a sus funcionarios más importantes para motivar al gobierno a que no ceda en su posición.

Esta decisión de Estados Unidos exige de los hondureños entender que esto que nos está sucediendo no es una simple aventura de origen político, hay un fondo muy oscuro de fuerzas ilícitas que encuentran plataformas de apoyo en elementos ambiciosos de poder, que pretenden alcanzarlo a toda costa, incluso a costa de entregar a Honduras al mismo orden extranjero que hoy tiene a Venezuela hundida en la miseria.

Así que, como lo anunció el estratega Sun Tzu en «El Arte de la Guerra», el gobierno hondureño está trabajando con la opción natural que siempre nos ha apoyado, es decir, está trabajando con el aliado natural que es Estados Unidos, porque nuestro país no es una potencia armada, aunque tenemos hoy unas fuerzas armadas muy profesionales y un cuerpo policial convaleciente, saliendo de una postración en que se mantuvo por varios años, atrapada por el crimen organizado, y necesitamos el apoyo del poderoso aliado.

Esta no es una batalla solo contra una ideología, esta lucha va más allá y solo se puede salir airosa de ella con el apoyo del aliado natural que es EEUU, lo cual no es algo que deba avergonzarnos, porque aun los grandes países se apoyan entre ellos para enfrentar las amenazas graves. Y si no veamos el caso de la OTAN, que aglutina a los países europeos y EEUU, para encarar las amenazas de las naciones de la órbita socialista que cada vez avanzan para hacer de Europa un continente ideologizados en el marxismo.

La paradoja de los sectores de izquierda que rechazan el apoyo que nos brinda EEUU es que ellos quieren que aceptemos el socialismo del siglo XXI, que no ofrece más que condiciones de miseria como se ha visto en Cuba y en Venezuela. No se trata de demonizar una forma de pensamiento, pero lo cierto es que el socialismo hasta ahora no nos ofrece un ejemplo de prosperidad. El socialismo europeo es otra cosa distinta, el socialismo suramericano del siglo XXI solo garantiza pobreza y miseria, pérdida de libertades y regímenes opresivos y conculcadores.

Honduras no ha perdido la batalla contra la corrupción y por consiguiente, como nación está dando la lucha contra el crimen organizado. Contar con el apoyo de EEUU para esta guerra es un respaldo que permitirá a las autoridades garantizar la gobernabilidad para que los hondureños podamos trabajar, para seguir impulsando el progreso que es el que nos pondrá en la ruta del desarrollo.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy martes 27 de febrero de 2018.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *