Encuentran cajas negras de avión accidentado en Irán

enero 8, 2020

 

Irán 



Ali Abedzadeh, jefe de la Organización de Aviación Civil de Irán, informó este miércoles que fueron halladas las “cajas negras” del Boeing 737 de Ukraine International Airlines (UIA), en el que se encontraban 167 pasajeros y nueve miembros de la tripulación.

La Organización de Aviación Civil anunció previamente que no entregará a Estados Unidos, de donde es originario el fabricante Boeing, las cajas negras del avión.

Autoridades de Ucrania se han ofrecido para ayudar con la investigación y están preparando un grupo de especialistas para auxiliar con las operaciones de búsqueda, según el primer ministro ucraniano, Oleksiy Honcharuk.

El accidente ocurrió horas después de que Irán lanzó un ataque con misiles balísticos contra bases iraquíes que albergan a soldados estadounidenses, sin embargo, tanto funcionarios ucranianos como iraníes no dieron indicaciones de que los dos eventos estén relacionados.

Más temprano, Ucrania descartó de manera oficial un ataque terrorista y atribuyó el percance a una falla del motor.

“Según información preliminar, el avión se estrelló debido a una falla del motor debida a razones técnicas. La teoría de un ataque terrorista o un ataque con cohete ahora se descarta”, informó la Embajada de Ucrania en Irán.

En comunicado oficial detalla que la aerolínea notificó que 168 personas compraron boletos para el vuelo y “se está aclarando cuál de los pasajeros no estaba presente a bordo y si los nueve ciudadanos ucranianos estaban entre los pasajeros”, reportó la Agencia Nacional de Noticias de Ucrania.

Las autoridades ucranianas han apuntado que, además de los 63 canadienses, entre las víctimas hay 82 iraníes, 11 ucranianos (2 pasajeros y nueve tripulantes), 10 suecos, 4 afganos, 3 alemanes y 3 británicos.

Por su parte, el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, confirmó este miércoles que al menos 63 canadienses murieron en el accidente de un Boeing 737-800 de la aerolínea ucraniana UIA, que se estrelló en las cercanías de Teherán poco después de despegar de la capital iraní.