Encomendándose a Dios llegaron presidiarios a módulo de máxima seguridad en Támara

agosto 28, 2019

Más de 180  privados de libertad trasladados desde ocho centros Penitenciarios

Tegucigalpa, Honduras

Cabizbajos, con cara de tristeza y otros de angustia, llegaron hoy 185 privados de libertad al remodelado módulo de máxima seguridad en la Penitenciaria Nacional de Támara.



El reloj marcaba las 12:45 del mediodía cuando el autobús en que los transportaban llegó al mencionado módulo resguardado por agentes de la Fuerza Nacional de Control de Centros Penitenciarios (FNCCP),  Fuerza Nacional Antimaras y Pandillas (FNAMP) y elementos de la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (Fusina).

Formando una valla, los agentes del orden instruyeron para que comenzaran a bajar a los privados de libertad quienes vestían overol anaranjado que caracteriza su nivel de peligrosidad.

La reseña

Uno a uno, los internos bajaron del bus y se dirigieron a la entrada del módulo en donde agentes de la FNCCP, les pidieron sus datos personales así como a la organización criminal a la que pertenecen.

Anotados sus datos, fueron llevados a la zona de BodyScann en donde se les pidió quitarse el calzado para pasarlos por la maquina de rayos x, para verificar que no transportaban anillos o papeles conteniendo mensajes. Mientras que el privado ingresó a la cápsula para escanear todo su cuerpo.

Al terminar este proceso, fueron llevados a un separado en donde se revisó su boca, y ropa, la cual abandonaron para usar una camiseta y calzoneta color verde (la ropa que andaban será entregada a sus familiares).

Su nuevo aposento

Escoltados por dos efectivos de la PMOP,  cada privado de libertad fue llevado hasta la celda acondicionada con sanitario, lavamanos y una litera, misma que  era asignada de manera ordenada, para evitar que de la misma organización estuvieran cerca y tener algún tipo de comunicación.

«Buenas tardes, esta será su celda, aquí tiene su kit de aseo personal, por favor ingrese» fueron las palabras del agente, mientras el interno entraba y observaba su nuevo «hogar» y escuchaba el ruido de la pesada puerta de acero mientras la cerraba.

«Saque sus manos para retirarle las esposas» y al quitarlas, se cerró la pequeña ventana por la que recibirá sus comidas.

Sin saber qué será de ellos,  cada uno se sentó en su cama y algunos se llevaron sus manos a la barbilla y comenzaron a rezar.

Las autoridades del Instituto Nacional Penitenciario (INP) informaron que los internos permanecerán 23 horas del día en sus celdas y una hora serán llevados a una «jaula» para recibir luz solar.

La operación

Un total de 185 privados de libertad fueron trasladados hoy al remodelado módulo de máxima seguridad en la Penitenciaria Nacional de Támara, Francisco Morazán.

Provenientes de los centros  penitenciarios de Ilama, Santa Bárbara (61), Morocelí, El Paraíso (22), Támara (83) y otros  cinco  establecimientos, los internos fueron llegando en grupos, según lo programado.

Desde tempranas horas de la mañana, elementos de la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (Fusina), entre ellas  la Policía Militar del Orden Público (PMOP) y la Fuerza Nacional Anti Maras y Pandillas (FNAMP) ingresaron a los establecimientos para extraer a cada uno de los trasladados.

Llamándolos por lista,  uno a uno fueron saliendo a los pasillos para realizarles una inspección personal y constatar que no trasladaran droga, armas u otros objetos o sustancias de uso prohibido para los internos.

Estos traslados son parte de las medidas de descuidas para mantener el orden y control en los centros penitenciarios.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *