Encausarían a más militares

octubre 2, 2014

Pese a que los jueces sobreseyeron las causas a tres jefes castrense y encausaron a cuatro soldados por matar a tiros a un menor durante un operativo militar, la fiscalía anunció su disposición de ampliar la lista de los acusados de los hechos, ocurridos hace más de dos años en la capital de Honduras.
«El caso es analizado a profundidad por el Ministerio Público», dijo el fiscal especial de Delitos contra la Vida, Jorge Galindo. «Y no descartamos que más militares sean encausados por ese asesinato».
Informó que los jueces absolvieron a los coroneles Raynel Funes, Alberto Mármol y Mariano Mendoza, quienes en ese entonces eran los jefes de la denominada Operación Relámpago, que las Fuerzas Armadas implementan con frecuencia en las principales ciudades para garantizar la seguridad de la población civil.
Ahora quedan bajo proceso, aunque en libertad, los coroneles Juan Girón, José Novoa, Ramón Romero y Jesús Mármol, acusados de encubrimiento en perjuicio de la administración pública y abuso de autoridad.
Según el expediente judicial, esos cuatro oficiales no informaron de inmediato a sus jefes de la muerte del muchacho tras cambiar las armas para evitar que se vincularan con los hechos.
En prisión están sólo tres soldados: el subteniente Josué Sierra, el sargento Eleazar Rodríguez y el cabo Felipe Rodríguez, a quien la fiscalía acusa de disparar contra el joven.
Ebed Jaasiez Yánez, de 15 años salió en motocicleta de su casa en Villa Vieja, en las afueras de Tegucigalpa, y sin permiso de sus padres la noche del 26 de mayo de 2012 a una cita con una adolescente que quería conocer, pero en la carretera cercana se encontró con una patrulla militar que le dio la orden de parar.
Ebed evadió el bloqueo por no portar permiso para conducir. Algunos soldados lo persiguieron en un automóvil y le dispararon repetidamente. Dos balas en la espalda, provenientes de una misma arma disparada a 30 metros de distancia, le quitaron la vida.
La policía hondureña ha quedado superada por los delincuentes, ante lo que Congreso declaró en 2013 un estado de emergencia y autorizó al ejército a patrullar las calles.
Honduras se considera la nación más violenta del mundo, con una tasa de 79,6 homicidios por cada 100.000 habitantes. La tasa mundial es de apenas de 8.(Tomado de AP).



Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *