En los tiempos del coronavirus

febrero 26, 2020

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Sería fácil escapar del tema del coronavirus y pasarnos muy cómodos abordando los asuntos de nuestra política, donde siempre hay mucha tela que cortar, pero es asunto de responsabilidad ciudadana y de responsabilidad profesional, como medio de comunicación mantener puesta nuestra atención en un asunto de salud tan prioritario como es el avance mundial del coronavirus, que según los análisis del gobierno de EEUU, es un mal que se extenderá por todo el mundo en forma inevitable. Los casos que se están dando en el continente americano responden a los pronósticos de la OMS respecto a que este virus que se expande en tiempo real no mantiene una dirección fija, su epicentro fue en la ciudad china de Wuhan, pero de allí, como de la nada, ha aparecido en varios países que no mantienen una conectividad permanente con China Continental.



El oficio de informar obliga a poner la vista en un sinnúmero de acontecimientos que están ocurriendo en nuestro país y en el mundo, pero por sobre todo lo que pasa no podemos despegar la vista de lo que concierne al coronavirus, porque hay más de 100 mil hondureños viviendo en diferentes países en varios continentes, muchos de ellos figuran en el mapamundi del coronavirus, lo cual implica que deben haber decenas de compatriotas en el exterior que pudieran estar contagiados al convivir en zonas urbanas donde el virus se ha desarrollado y ha cobrado víctimas.

Es obligación de la Secretaría de Salud con el apoyo de la Cancillería hondureña, darle el seguimiento a los desplazamientos migratorios de estos conglomerados de compatriotas, porque entre ellos habrá quienes han planificado venir a Honduras a vacacionar, como es natural, para venir a reencontrarse con familiares y amistades. En el crucero Diamond Princess, hay por lo menos ocho marinos hondureños, uno de los cuales declaró a nuestra reportera Nancy Aguilar que pronto descenderán del barco y en su mente está venir una temporada a Honduras. A ellos habrá que aplicarles el protocolo que recomienda la OMS que exige el aislamiento obligatorio.

No se trata de hacerle la vida imposible a nuestros compatriotas por el hecho de estar en lugares atestados por miles de personas, entre las cuales hubo muchos pasajeros que resultaron contagiados por el coronavirus y varios de ellos fallecieron. Es una necesidad que las autoridades de Salud y de la Cancillería inicien un despliegue de investigación sobre el movimiento de todos estos hondureños, si es que queremos preservar el territorio hondureño libre del contagio del coronavirus.

Por otro lado, es digno reconocer el trabajo de la microbióloga hondureña María Elena Botazzi, que forma parte de un cuerpo de investigadores científicos en EEUU que trabaja por encontrar la vacuna que permita inmunizar a las personas para no contraer el mortal virus. El trabajo de la hondureña María Elena Botazzi está en función de la vida de millones de personas, sobre todo en la edad adulta donde el ser humano está propenso por el desgaste orgánico del tiempo a ser víctima de enfermedades peligrosas como este virus que nació en la ciudad de Wuhan en China.

El mundo está en vilo frente a este acontecimiento, en que el coronavirus se propaga por muchos países, amenazando la vida de millones de personas, mientras un equipo de investigadores trabaja contra reloj, en la búsqueda de la ansiada vacuna, que por estimaciones de la OMS, no podría estar al alcance de las personas sino hasta dentro de un año y medio.

Fijemos bien cómo los hondureños no podemos considerarnos una excepción en lo ancho que puede ser el planeta, porque hay más de 100 mil compatriotas localizados en ciudades donde el coronavirus ya es un hecho real y empieza a causar estragos.

Afortunadamente ya vemos la primera reacción de la Secretaría de Salud que nos indica al resto de los hondureños que pauta debemos seguir en los tiempos del coronavirus. Como mostramos ayer, en El Salvador y Guatemala hay toda una movilización para concienciar a las personas, tomándoles la temperatura, adoptando prohibiciones y dictando medidas de higiene.

Junto al liderazgo en el ramo de Salud que ha decidido tomar la bandera antes de que nos caiga el virus, estamos los medios de comunicación responsables de nuestro país y sus conciudadanos, alertando a la población: sigamos las reglas de higiene que están publicando todos los medios, pero hagámoslo con disciplina. Al coronavirus solo lo podremos frenar manteniendo una conducta enteramente higiénica. La clave es la higiene y el aseo, dos aspectos que muchos hondureños no aprecian.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy miércoles 26 de febrero de 2020.