En la ruta correcta

noviembre 15, 2022

TEGUCIGALPA, HONDURAS

La última reunión celebrada entre la embajadora Laura Dogu y Enrique Reina, en la que este muestra un semblante amistoso, es la ruta correcta por donde debe andar la diplomacia hondureña. Aunque no se quiera admitir en el gobierno de LIBRE, Honduras depende del apoyo de EEUU y en este momento existe la mejor coyuntura que solo los torpes podrían desperdiciar para no establecer la mejor relación con el gran aliado del norte. EEUU acaba de extender el TPS al que se acogen más de 40 mil compatriotas que estudian y trabajan en forma legal gracias a este beneficio. Pero hay otros 200 mil hondureños que han aplicado a una nueva asignación de permanencia temporal, otro TPS que se podría lograr si el gobierno hace el mejor lobby posible que es manteniendo relaciones cordiales con el gobierno de EEUU, que comienza por estrechar los lazos que están a primera mano, que es la embajada en Tegucigalpa.



El semblante amistoso de Enrique Reina en esta última reunión envía otro mensaje, esto ya es estar en la ruta correcta, porque ganamos mucho con EEUU mostrando la cara del sol alegre y no la cara de naranja agria de los días pasados. El anuncio hecho por el propio presidente Biden en la cumbre del G-20, de invertir en Honduras 52 millones de dólares en energía solar es una demostración palpable del apoyo estadounidense, un gran monto de inversión que en estos tiempos intangibles de inestabilidad económica vuelve papel mojado todas las promesas. En cambio con los 52 millones de dólares ofrecidos por el propio presidente de EEUU, tendremos garantizado un crecimiento económico al tener suficiente energía.

Del clima nublado de incertidumbre que nos estaba sumiendo en el pesimismo, con este fuerte respaldo en energía solar que nos garantiza EEUU, podríamos dejar atrás el destino papel mojado si el Gobierno de Xiomara Castro y sus funcionarios deciden de una vez por todas alejarse de las boberías del anticapitalismo. Porque, es oportuno decirlo, ningún líder político ni ningún dirigente sensato, ningún gurú de los que se creen superdotados en política, está en condiciones de garantizar un buen porvenir para los hondureños creyendo que Honduras podría ganar más de Venezuela y Cuba, cuando ambos países están nadando en la pobreza que hace que miles de venezolanos y cubanos escapen todos los días buscando nuevos horizontes en EEUU. Pensar en que podemos recibir apoyo de Cuba y Venezuela, es como pedirle peras al olmo o almendras al marañón.

Hasta resulta conmovedor ese voluntarismo que se ha hecho rutina para EEUU al estar ofreciendo apoyo tras apoyo al Gobierno de Xiomara Castro, sin que la Presidenta demuestre interés en sentarse a planear la ejecución de los proyectos que EEUU ofrece sufragar. Es vital que el Gobierno de Xiomara Castro comparta con otros sectores de la nación la manera de afrontar el diseño de un plan maestro de energía solar, cuya viabilidad puede sacar adelante a Honduras o puede disiparse en otro fracaso más si se le llega a manejar como se ha hecho con la ENEE, que es el mejor ejemplo de cómo se puede llevar al fracaso a una gran empresa.

El viejo tic del oficio político tradicional no debe estar presente en la administración de un gran proyecto de energía solar. El zarandeo despiadado con que se manejó la ENEE a partir del 2006 haría zozobrar esta cuantiosa inversión de 52 millones de dólares, por lo que desde ahora es prudente atisbar un modelo de administración que sea propuesto por el gobierno de EEUU, para que los profesionales hondureños que sean puestos al mando de esta grandiosa estructura de energía solar no vayan a incurrir en desórdenes administrativos que la lleven al fracaso como sucedió con la ENEE.

En fin, en este nuevo panorama que atisbamos con mucha fe y esperanza, desearíamos que no fuera a aparecer un nuevo desaguisado anticapitalista y antiimperialista que llegara a producir una nueva fricción con el gobierno de EEUU, que nos está demostrando que actúa en condición de aliado con la mayor buena voluntad de ayudarnos. Y cuando se tiene un aliado poderoso con tanta voluntad de ayudarnos, no tenemos que buscar ayudas a ciegas en otros países que están en iguales o peores condiciones que las nuestras. Por eso, nos parece alentador el nuevo talante amigable que hemos visto en los funcionarios del gobierno. Esa es la ruta correcta que debe hacer la diplomacia hondureña: ¡poner cara amistosa al aliado que nos ayuda!

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy martes 15 de noviembre de 2022.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.




buy windows 11 pro test ediyorum