El urgente rescate de HONDUTEL

marzo 4, 2019

TEGUCIGALPA, HONDURAS

No hace mucho elevamos nuestra voz de protesta por el descuido oficial de relegar a una de las empresas de servicio público más importantes que tiene un país, como son las telecomunicaciones. HONDUTEL, anteriormente denominada «Empresa Hondureña de Telecomunicaciones», cayó en el vacío de la desgracia por la falta de visión de los diferentes gobiernos, en parte porque esa empresa que durante muchas administraciones era la gallina de los huevos de oro, a la cual se le extraían todas las ganancias para reforzar de la forma más desordenada aquellas partidas del presupuesto nacional que sustentaban objetivos vitales de los gobiernos, pronto se vio en desventaja cuando llegaron las empresas extranjeras de telefonía celular, y HONDUTEL que había sido ordeñada de la manera más inclemente, de repente se quedó sin reservas en sus arcas para ponerse al día en la compra de tecnología con la cual pudiera competir con las tres telefónicas que tuvimos en un momento dado.



Sumado a esto, los leoninos contratos laborales refundieron a HONDUTEL, cuyos ingresos fueron mermando en la medida que las telefónicas celulares crecieron de manera agresiva quedándose con el mercado, mientras que HONDUTEL se conformó con tener una telefonía fija, arcaica y de paso con mal servicio de la empresa. En cambio, conservó una buena dotación de internet, según los expertos, de buena calidad, pero no ofertada al público y al sector comercial, por la mala visión de sus niveles gerenciales, encomendados a políticos que han llegado a devengar un buen salario en los cargos, pero sin la capacidad gerencial de hacer rendir los servicios que presta la empresa.

De esta manera los hondureños poco a poco perdimos una de las empresas bandera que simbolizaban con orgullo el nombre del país, sin entender porque los gobiernos la dejaban resumirse en un abismo de pérdidas que año con año se ha venido profundizando. Esta semana la ministra de Finanzas, Rocío Tábora, anunció de nuevo la posibilidad de rescatar HONDUTEL por medio de una alianza con un socio estratégico. Esto solo será posible si el gobierno pone la administración de HONDUTEL en manos del socio estratégico, porque nadie querrá venir a poner dinero en una empresa con grandes posibilidades de generar negocio, manejada por el gobierno.

El mercado hondureño tiene capacidad para otra empresa telefónica celular, que llene el vacío que dejó Digicel, lo requieren los usuarios que ganan con la competencia. El Salvador tiene cuatro empresas telefónicas celulares, una ventaja para el público usuario que gana con la competencia entre las empresas. Las dos empresas que operan en Honduras dan buen servicio, pero el mercado y los usuarios hondureños requieren urgente una tercera empresa en este rubro, y el gobierno no debe dejar que HONDUTEL continúe en la agonía en que se le ha mantenido por estos últimos diez años.

Renunciar a explotar uno de los rubros de negocio como es la telefonía celular, ha sido uno de los descuidos imperdonables de los gobiernos, que no admite ninguna explicación ni justificación. Además porque, teniendo HONDUTEL una estructura que solo requiere modernizarse en la parte de la telefonía celular, no hay que perder de vista que, la telefonía fija siempre tiene mucha utilidad, pero necesita de la parte celular para ofrecer un paquete atractivo a los usuarios.

Haber confiado la gerencia de HONDUTEL a personas políticas, que desconocen todos los valores agregados que tiene el negocio de las telecomunicaciones, incapaces de entender que una empresa como esta solo puede mantenerse como un negocio eficiente en la medida que anuncia sus servicios, ha sido un desacierto grave de los gobernantes. No ha habido un solo gerente de HONDUTEL en estos últimos años, que pudiera entender que el servicio telefónico en la medida que se promueve consigue más usuarios y genera más negocio. La incapacidad y la ceguera de estos funcionarios no les permitió ver las promociones agresivas que realizaban  las empresas celulares, y como su rol era devengar el salario sin importarles que HONDUTEL se hundía en medio de las pérdidas millonarias, tener asegurado su cheque mensual era su único objetivo en el desempeño de sus cargos.

HONDUTEL tiene buen internet, su telefonía fija todavía tiene alguna demanda, lo que no tiene es el complemento vital de la telefonía celular, para lo cual no tiene recursos para adquirirla, pero que la puede obtener de un socio estratégico. Este es un paso urgente que debe dar el gobierno para no perder la totalidad de los activos de HONDUTEL, que poco a poco se deterioran por la subutilización. Y porque el rescate de HONDUTEL, cuyo nombre casi está en el olvido por culpa de la incapacidad de los gerentes de esta empresa, debe hacerse lo más pronto, porque es imperdonable que el Estado renuncie a un negocio que deja tanta utilidad como es la telefonía con todos los agregados celulares.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy lunes 4 de marzo de 2019.