Widget Image
El secreto bancario

El secreto bancario

El secreto bancario en Honduras tiene su origen en el Código de Comercio que data de 1,950.

Tegucigalpa, Honduras

La decisión del Servicio Administrativo de Rentas (SAR) de solicitar a los bancos información financiera de sus clientes con fines tributarios ha levantado la airada protesta del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (COHEP) en defensa del secreto bancario.

El secreto bancario en Honduras tiene su origen en el Código de Comercio que data de 1,950 y que contiene la disposición, explicada en la correspondiente exposición de motivos de esta manera: “El secreto bancario ha sido expresamente subrayado tanto para la protección del público frente a las indiscreciones posibles de los bancos, como para garantía de estos, frente a las exigencias de cualquier poder arbitrario”.

Mira también: SAR revela elevada evasión fiscal

El Código Penal de 1983 apoya el secreto ordenando, “Quien revela sin justa causa o emplea en provecho propio o ajeno un secreto del que se ha enterado por razón de su oficio, empleo, profesión o arte y con ello cause perjuicio a alguien, la pena es de tres a seis años”.

Secreto bancario no es absoluto

El secreto bancario en Honduras, sin embargo, no es absoluto, nuestro país es firmante de la Convención Americana Tributaria y de la Convención Interamericana sobre la Corrupción que permiten el acceso a la información bancaria.

En Abril de dos mil quince se publicó la nueva Ley contra el Lavado de Activos que también se refiere al secreto bancario y que afirma: “Esta Ley tiene preeminencia sobre cualquier otra que le contraríe o se le oponga y constituye una excepción a la regla general establecida en el Código de Comercio y en la Ley del Impuesto sobre la renta”.

Mira también: Honduras: Los números del Fondo Monetario Internacional

El año pasado, el tribunal Superior de Cuentas puso fin al secreto bancario, al menos en lo que concierne a los empleados del Estado en el marco de acuerdos para la lucha contra el terrorismo, la evasión fiscal, la corrupción y la búsqueda de la transparencia.

La Comisión Nacional de Banca y Seguros resolvió en su oportunidad que “las instituciones del sistema financiero deben proporcionar la información financiera requerida oficialmente por el TSC sobre las personas naturales y jurídicas que sean sujetas de investigación por enriquecimiento ilícito”.

El SAR se apega al Código Tributario para su búsqueda de evasores del fisco a través del sistema bancario nacional, táctica que por cierto ya le sirvió para anotarse un par de éxitos interesantes.

En todo caso, se puede decir que en Honduras el secreto bancario si existe, por ejemplo en el tema de los fideicomisos, pero en cuanto se refiere a investigaciones por lavado de activos, evasión fiscal, financiamiento del terrorismo o rimen organizado, simplemente desaparece.