El sambenito del penúltimo lugar

mayo 19, 2022

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Desde hace décadas, posiblemente desde los años setenta, venimos escuchando la cantaleta que nos hacen las mediciones de los organismos internacionales, ubicándonos en el penúltimo lugar de los países más atrasados del continente americano. Y pasa un gobierno, vienen otros y no salimos de la penosa penúltima posición, en la que Honduras ha echado raíces, porque los gobiernos que han dirigido los destinos de Honduras solo hacen esfuerzos por mantenernos en el penúltimo lugar, pero por suerte, como abajo de nosotros siempre esta Haití, un país donde los políticos y dirigentes trabajan afanosamente por hundirse mucho más abajo del deshonroso último lugar, es que nuestro país se ha fincado en el penúltimo lugar, por la misma situación, porque los políticos que dirigen nuestro país se esmeran porque Honduras siga haciendo honor a su nombre: un país hundido.



La prueba de que a los políticos hondureños les ha encantado bailar en el penúltimo lugar es que cuando llegan al poder hacen todo lo humanamente posible porque nuestro país siga estancado en esa posición. Si no son las desafortunadas decisiones que toman los gobernantes, que han llevado a nuestro país por la senda del fracaso, son los actos de corrupción, el robo de los recursos del Estado y últimamente, el empecinamiento de destruir algunos pequeños avances económicos que fueron concebidos con el propósito de generar puestos de trabajo. Desde el “Bananagate” en 1975, pasando por todos los saqueos que la prensa nacional califico de azos, como el “Valentinazo”, el “Cementazo” hasta el “Carretillazo” y el “Hospitalazo”, asistimos sorprendidos al entusiasmo con que el Congreso Nacional enterró la Ley de Empleo por Hora y las Zonas de Empleo, dos brazos generadores de puestos de trabajo, que fueron eliminados con justificaciones populistas.

Estas dos decisiones bizantinas son la prueba que la dirigencia nacional trabaja para no resolver el problema fundamental del desempleo, que es por donde empieza el fracaso como país, para no poder escalar ni siquiera un medio peldaño más para salir del penúltimo lugar del ranking de países atrasados del continente. Las cifras que amparan el deshonroso penúltimo lugar entre los países más atrasados enfocan la gran cantidad de hondureños que no tienen un empleo de manera estable para ganar un salario decoroso, por lo que la informalidad gana terreno cada día entre los miles de desempleados que deben hacer algo en las calles para ganarse la vida honradamente.

Y como la esencia socialista del actual gobierno mal aconseja a la Presidenta, es por donde más nos aprieta el zapato, y en lugar de escalar posiciones que nos permitan salir del agujero negro, decisiones como la cancelación de la Ley de Empleo por Hora y las Zonas de Empleo, como en la famoso canción de los Billo’s Caracas Boys, con cada decisión damos un pasito para atrás, por favor, porque pareciera que la norma es seguir donde estamos y como estamos, porque estar en el penúltimo lugar para los políticos hondureños es una necesidad imperativa. Esta es la única explicación que nos permite entender porque la clase política hondureña cuando asume las riendas del poder pareciera tener como objetivo hacer de Honduras un país donde sus dirigentes se jacten de mantenernos en el penúltimo lugar.

Que por cierto, eso de que Honduras está en el penúltimo lugar, ya se convirtió en un sambenito que está muy gastado, porque hasta resulta extraño que no nos movamos al último lugar o al antepenúltimo lugar. Eso de no pasar del penúltimo lugar ya raya, tanto para los que se obstinan en encasillarnos en esa posición, como para nuestra clase política que en lugar de tomar decisiones para avanzar, lo que hace es destruir los pocos avances económicos concebidos para generar puestos de trabajo y mejorar la economía.

Y además, porque si fuera el caso de que, nos merecemos ese penúltimo lugar por ser Honduras un narcoestado, que no lo es, porque un narcoestado es el país donde la generalidad de la gente participa del negocio del tráfico de drogas, un calificativo que solo pueden aceptar los que lo usan y se lo imaginan a la vez, pero no la inmensa mayoría de hondureños que nos dedicamos a ganarnos la vida honradamente. Por lo tanto, pongo en duda de que Honduras permanezca en forma perenne en el penúltimo lugar de países atrasados. Creemos que nuestros políticos están haciendo sus mejores esfuerzos para que Honduras este en el antepenúltimo lugar o de una vez por todas en el último lugar.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy jueves 19 de mayo de 2022.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.




buy windows 11 pro test ediyorum