El reto de una educación con calidad

enero 17, 2019

TEGUCIGALPA, HONDURAS

El Gobierno de la República se ha impuesto el reto de mejorar la educación adoptando decisiones que conduzcan a una transformación del viejo modelo educativo, que sigue vigente, dado que las autoridades no han querido pisar a fondo el acelerador, aferradas a que el sistema por lo menos funciona. La educación puede seguir como ha estado, caminando en el mismo marco, con un cuadro docente que no ha sido preparado académicamente, con muy poca participación de los padres de familia y en general, con autoridades despreocupadas del factor calidad, inmersas en atender los problemas rutinarios que consumen la jornada ministerial en exceso.



Elevar la educación a su máxima expresión en calidad comienza por enfrentar el primer gran desafío que es gobernar el sistema educativo, porque hasta ahora nuestro modelo de enseñanza es fruto del esfuerzo y la sagacidad de personas admirables, llenas de buena voluntad para trabajar por mejorar la educación, que ha sido superado con el paso de los años y no es posible esperar que Honduras progrese por efecto de la ley de gravedad. Es loable que el gobierno decida abrir la brecha reformadora, dejando atrás las soluciones históricas que cumplieron su ciclo.

Hace un tiempo, el sociólogo Pablo Da Silveira profundizó sobre el tema “gobierno de la educación” y en cierta ocasión que vino a Tegucigalpa por cuenta de un organismo internacional, hablamos sobre este tema que el manejó con mucha profundidad en su libro “Padres, maestros y políticos” y nos explicaba que para que Honduras progresar, los gobernantes debían preocuparse por organizar nuestro sistema de enseñanza para lo que era necesario tomar decisiones reformadoras, siguiendo un proceso de cambio que nos lleve a tener una educación con calidad.

Nos parece que haber convocado a diferentes sectores de la sociedad de la enseñanza, comenzando por los líderes magisteriales, dirigentes de la sociedad civil, de la empresa privada, padres de familia y demás, constituye una introducción del gobierno que ha comenzado con un mapeo de nuestro modelo educativo, cargado de fallas y de muchos aspectos teóricos y con contenidos que se han quedado relegados frente al avance tecnológico que determina una educación con calidad.

Haciendo un ejercicio les pedí hoy a dos colegas, amigos de toda la vida, que han trabajado por muchos años en educación, Armando Euceda y Pedro Saavedra, que me dieran factores claves para tener educación con calidad. Armando Euceda me los definió así: “docentes formados académicamente al más alto nivel, cumplimiento del tiempo asignado a la tarea docente, involucramiento de los padres de familia y dignificar la carrera docente mediante la rigurosa selección, salario digno y competitivo, más medición de resultados”. Pedro Saavedra me dio los factores que el considera vitales para tener educación con calidad: “docentes bien formados y remunerados, infraestructura escolar que incluya tecnología con acceso a internet y material educativo de calidad”.

En ambas definiciones es factor común tener docentes académicamente bien formados, bien remunerados, más infraestructura con tecnología. En lo personal me he puesto a investigar en la organización de estados iberoamericanos, algunos estudios patrocinados para tener una educación con calidad y las opciones son bastante coincidentes con los conceptos que manejan nuestros profesionales. Hay un dilema cuando se busca el gran objetivo de una educación con calidad expresado en dos problemas, por un lado, como dar una mejor educación y por el otro, como hacerlo para todos. Enmarcar debidamente el objetivo educación con calidad es un desafío de gran dimensión, que no es posible en poco tiempo, pero es un reto que había que enfrentar de inmediato y que recaerá absolutamente en el equipo de la Secretaría de Educación y en el grupo de profesionales que forman la comisión integrada por el gobierno para apoyar a la secretaría.

A partir de ahora, las autoridades educativas tienen que trabajar con una definición política técnica planteada en dos sentidos: 1) una mejor educación, 2) una educación de calidad. Los padres de familia y la sociedad civil, incluyéndonos los medios de comunicación, debemos plantarnos para vigilar la gestión y administración de la Secretaría de Educación, que ha sido depositada en un profesional sin experiencia en el ramo educativo, por lo que el gran objetivo recaerá en la comisión de apoyo, donde hay varios profesionales con gran trayectoria en el campo educativo.

El reto de este grupo de profesionales nombrados por el gobierno para apoyar a la Secretaría de Educación, es sustituir el actual sistema educativo deficiente por uno que sea verdaderamente eficiente, y que no es aquel que busca tener menos costo por alumno, sino el que optimice los medios de que dispone el país, para hacerlo capaz de brindar educación de calidad a toda la población.

Porque en Honduras, hay escuelas bilingües que brindan educación con calidad, al más alto nivel de los modelos más avanzados, nada más que atienden a una minoría de la población infantil donde los padres tienen capacidad para pagar su alto costo. Al gobierno le corresponde el deber de dar mejor educación a toda la población.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy jueves 17 de enero de 2019.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *