El retiro de un grande

junio 28, 2019

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Los grandes hombres, los que por su trayectoria son verdaderas figuras rutilantes en la vida de un país, causan un vacío cuando se retiran para dar paso a las nuevas generaciones que por la evolución natural ascienden a ocupar las posiciones de liderazgo. En la vida de los medios de difusión, los más grandes, los que alcanzaron el estrellato, han sido las personalidades del micrófono. Un periodista de periódico es reconocido en ciertos ámbitos, muy respetables pero muy limitados, en cambio un hombre de micrófono o de pantalla chica llega a alcanzar niveles de popularidad insospechados, al grado que trasciende con una imagen de liderazgo nacional.



Antes de que la televisión encumbrara a muchos presentadores, algunos con méritos suficientes, otros con pocos méritos y otros por sus celebridades tristes, eran los locutores de radio los personajes más aceptados en la sociedad y en la nación. Desde los años 60, surgió una voz bien timbrada, excepcional, lo que se puede considerar una voz de oro, que causó la mayor impresión en los auditorios del país. El nombre de Nahum Valladares y Valladares, desde los micrófonos de HRN «La Voz de Honduras», considerada por todos como la catedral de la radio, con un estilo que imponía señorío, elegancia, seguridad y certeza en lo que expresaba, empezó a construirse una imagen respetable en cada transmisión y programa en los que participaba. Nahum pertenece a una extirpe de locutores excepcionales de aquella época, junto a Manuel Villeda Toledo y otros prominentes como Herman Allan Padgett.

Nahum Valladares impuso un modelo de locución fina y elegante. Nadie como él para actuar como maestro de ceremonias, para animar programas, para leer noticias y locutar anuncios comerciales. Nahum Valladares estuvo en todos los campos de la locución, incluyendo la narración deportiva, en la que fue considerado el mejor relator de C.A. y México, durante el Tercer NORCECA en Tegucigalpa en marzo de 1967. Combinando su trabajo, realizaba trabajos gerenciales en HRN, en la que también fue radio-periodista al frente de Diario Matutino, el noticiero referente de HRN.

En su última etapa, Nahum Valladares, sin estar alejado del todo del micrófono, ha realizado trabajo gerencial en HRN, hasta el día de hoy en que culminó su carrera en la empresa a la que le dio toda su vida profesional, para dedicarse más a su familia y de una manera reposada atender ciertos menesteres que le significan más satisfacción personal y espiritual que otra cosa. Tendrá más tiempo para seguir escribiendo sus crónicas de Tegucigalpa, amanera de cronista de la capital, y continuar con sus entrevistas en los «Lunes Cívico» por TEN TV Canal 10, donde desfilan las personalidades del país que tienen afinidad con Nahum, por su pasión por la historia, el civismo y los valores morales.

Para los que han seguido esta última etapa de Nahum Valladares en sus crónicas históricas en diario La Tribuna y «Lunes Cívico» por TEN TV Canal 10, quizás no entiendan cuando hablamos de su retiro. Pero los que conocen su trayectoria en la vida radial, sentirán como nosotros, que al dejar su cargo en HRN, la ausencia de Nahum se hará sentir como cuando Pelé colgó los tacos y dejó de jugar fútbol, o cuando Cassius Clay, colgó los guantes y abandonó el boxeo. El retiro de un grande de los medios produce en la nación un estremecimiento sentimental, como no lo provoca la ausencia o la partida de cualquier otro que también haya tenido sus méritos. Pero un verdadero grande como Nahum Valladares, cuando se retira deja un inmenso vacío, que en estos momentos no vemos quien lo pueda llenar, porque ya no tenemos en la radio ni en la televisión figuras que alcancen la prominencia y la admiración nacional por sus grandes dotes naturales, por su señorío incomparable, por su tonalidad de voz que Natura destina solo a una persona en un siglo, condiciones que solo se dan en las figuras excepcionales.

Lejos de Honduras, en EEUU, solo vimos un caso en los años 80 cuando el maestro del periodismo televisivo, Walter Cronkite, anunció su retiro de los noticieros para dedicarse en forma reposada a hacer documentales y escribir sus memorias. Retirado Cronkite, ha habido en EEUU miles de periodistas, pero ningún otro como él. Retirado Nahum Valladares, después de cumplir una extensa trayectoria radial de más de 60 años, no vemos todavía un maestro de ceremonias, un relator, un gran locutor de su categoría, y además, que ha prestado servicios invaluables a Honduras como lo ha hecho él.

Pero tiene derecho a entrar a la etapa del reposo, a desligarse de los sobresaltos que provocan las obligaciones y responsabilidades que se asumen cuando se dirige una empresa de tanta influencia como HRN y su cadena radial. Estamos seguros que Nahum Valladares, en plenitud de sus condiciones mentales y vocales, continuará desarrollando su pasión como historiador de nuestra querida Tegucigalpa, y como defensor del civismo y los valores morales en su «Lunes Cívico». Como seguros estamos que, en vida, tiene muy bien ganado el reconocimiento histórico como el más grande locutor hondureño de todos los tiempos.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy viernes 28 de junio de 2019.