El redescubrimiento del centro

abril 5, 2019

TEGUCIGALPA, HONDURAS

El centro de Tegucigalpa está teniendo un proceso comercial interesante que está reviviendo la vida económica del corazón de la capital, que parecía condenado al abandono, desde el momento en que las nuevas áreas que nacieron con una concepción modernista, circundadas por edificios altivos y con modernos centros comerciales que superaron con creces a los vetustos comercios y tiendas antiguas que se anquilosaron al mantenerse iguales que como nacieron.



Poco a poco los consumidores y la gente en general, fueron migrando para satisfacer sus hábitos comerciales a los nuevos locales de las modernas avenidas, más amplias, con  buenos estacionamientos, dejando demasiado chico al antiguo centro capitalino, donde es difícil transitar por las angostas calles que nos heredaron los colonizadores, incomodidad que es multiplicada por el alboroto que produce el amontonamiento vehicular que saca de quicio al más tranquilo de los conductores.

Desde hace unas dos décadas estar en el centro de Tegucigalpa era como estar en una ciudad muerta, aunque con mucha gente transitando por los distintos quehaceres que es menester realizarlos en las oficinas públicas, muchas de las cuales continúan en el centro capitalino, con paradas excepcionales en el MIN y el Teatro Manuel Bonilla. Sin embargo, hace pocos meses, varios inversionistas con coraje y visión comercial han venido invirtiendo para retomar el centro de Tegucigalpa con ideas frescas y muy innovadoras, que van desde revestir antiguos locales como el edificio Quinchón León y la esquina donde estuvo una de las casas funerarias referenciales de la capital.

Varios amigos y parientes nos han contado con entusiasmo y admiración la forma en que los inversionistas están apostando por revivir el centro de Tegucigalpa, con locales modernos, variedad de restaurantes y cafeterías, espacios para desarrollar el arte y la cultura, con una visión distinta, quizás importada de otras ciudades que han sufrido procesos de reavivación después de haber permanecido postradas por el abandono y la indiferencia tanto de comerciantes como por los consumidores.

El problema que se le presenta a un inversionista o empresario, cuando se lanza al desafío de rescatar del abandono una parte importante de toda ciudad como es su centro histórico, es cuando surge la pregunta si el público tendrá el deseo de regresar a aquella parte de la ciudad que solía ser próspera, con una intensa actividad comercial, pero que poco a poco fue perdiendo sus áreas dinámicas y en la medida que surgieron otras zonas comerciales modernizadas, la actividad de aquel centro histórico fue decayendo hasta quedar a merced de grupos antisociales.

¿Cómo devolver la vida a un centro histórico abandonado, como quedó el centro de Tegucigalpa? Por mucho tiempo esta parte estuvo esperando que empresarios con nueva mentalidad, dotados del coraje que requiere un desafío como es redescubrir aquel centro histórico que las mismas autoridades municipales aniquilaban con decisiones y medidas erráticas, debido a un proceso de desafección o poco cariño que los alcaldes le profesaban al centro de Tegucigalpa.

Hoy, según nos relatan con entusiasmo varios amigos y parientes, en el centro de Tegucigalpa hay mucho que ver, mucho que disfrutar y diversidad de lugares donde se puede comprar, comer y caminar con toda la tranquilidad que permite el ambiente. Familias de gran antecedencia en el ámbito comercial se han atrevido a invertir con mucho espíritu y con ideas comerciales prometedoras que vale la pena que los capitalinos respaldemos con nuestra concurrencia.

Con dos incursiones innovadoras, hay una nueva especie de lobby urbano que se propone revalorizar los activos comerciales del centro de Tegucigalpa, para reimpulsarlo, igual que ha sucedido en otras ciudades importantes del mundo, donde el fenómeno del abandono provocó el ausentismo de la gente, obligando a los comerciantes y empresarios a buscar cabida en los centros comerciales.

El año pasado conocimos el rescatado viejo centro comercial de Miami, que antes estaba plagado de edificios viejos y hoteles antiguos, y para nuestro asombro, el bulevar Biscayne, hoy luce remozado con edificios y locales comerciales modernos que hacen que afluyan los públicos de todas partes. Algo parecido está aconteciendo con el centro histórico de Tegucigalpa, donde varios empresarios valientes, que mantienen el afecto por el centro de la capital, han decidido hacer un lobby ciudadano, pulsando el ánimo de los capitalinos con mucho talento, coraje y valentía comercial, una verdadera apuesta para no permitir que Tegucigalpa pase a ser una entre el montón de ciudades muertas. Y esto comienza por recuperar y redescubrir su viejo centro histórico, con la ilusión no solo de hacer negocio, sino también por defender y conservar el patrimonio vital, donde está lo neurálgico de todo país, que es el centro de la capital.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy viernes 5 de abril de 2019.