El poder de Nicolás Leoz y la Conmebol empieza a decaer

junio 6, 2015

El poder absoluto que por muchos años tuvo Nicolás Leoz al frente de la Confederación Sudamericana de Fútbol lo captura con locuacidad una placa instalada a la entrada de la impenetrable sede del que fuera su reino futbolístico a las afueras de la capital paraguaya.Inscritas en una lámina de metal, la placa reproduce los cuatro artículos de una ley que impide a las autoridades locales allanar la sede de la Conmebol, confiscar sus archivos y documentos al tiempo que recuerda que esa inmunidad judicial es igual a la que le otorga la ONU a los cuerpos diplomáticos del mundo.
Gracias a esa ley, que fue cabildeada ante el Congreso paraguayo por el propio Leoz en 1997, las autoridades locales tienen las manos atadas para entrar a la sede de la confederación o llevarse documentos como ocurrió con la sede de la CONCACAF en Miami, como parte de una investigación global que ha removido los cimientos del fútbol, provocó la renuncia del presidente de la FIFA y el arresto de varios de sus funcionarios.
El propio Leoz se jactó del poder que le otorga la normatividad en una entrevista que le concedió al diario argentino Olé en 2012. «No puede ingresar la Policía, ni un juez del crimen, nadie en tanto siga vigente la Ley 1070», dijo entonces.
Pero ahora Leoz, de 86 años, se encuentra bajo arresto domiciliario. Y esa era de grandes privilegios e inmunidad para la Conmebol parece iniciar su ocaso en el país sudamericano de 6,8 millones de habitantes, que no tiene acceso al mar, y donde la corrupción, el contrabando y la evasión de impuestos son problemas endémicos.
Leoz es una de las 14 personas acusadas por el Departamento de Justicia estadounidense de crimen organizado, lavado de activos y sobornos.
El uruguayo Eugenio Figueredo, sucesor de Leoz en 2013 y líder de la Conmebol hasta el año pasado, fue uno de los siete dirigentes de la FIFA arrestados en Zúrich junto con el vicepresidente de la entidad, el venezolano Rafael Esquivel.
Ambos están librando una batalla jurídica para evitar su extradición a Estados Unidos.Según la resolución de acusación estadounidense, Leoz, Figueredo y otros dirigentes de la Conmebol presuntamente aceptaron 110 millones de dólares en sobornos ofrecidos por una empresa de marketing deportivo a cambio de la cesión de los derechos televisivos y de mercado de cuatro ediciones de la Copa América.
La Interpol incluyó a Leoz en su lista de más buscados, Estados Unidos busca que sea extraditado y el miércoles la Cámara de Diputados paraguaya aprobó un proyecto para derogar la ley de inmunidad, algo que era casi impensable hasta hace poco, tomando en cuenta los estrechos lazos de Leoz con la legislatura y el presidente Horacio Cartes, quien también respalda la iniciativa.



Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *