Widget Image
Tres hondureños con TPS presentan demandan al gobierno Trump

El patio de mi casa

TEGUCIGALPA, HONDURAS

El patio de mi casa, que es particular, cuando llueve se moja como los demás. Así decía aquella vieja canción que nos servía para hacer las rondas infantiles con las que nos divertíamos a finales de los años 50, dando a entender que todos vivíamos en un vecindario en el que todos éramos una especie de gran familia, que compartíamos las cosas y hacíamos causa común con nuestros problemas y preocupaciones. El dolor de unos era el de todos y cuando unos celebraban todos celebrábamos. Eran años maravillosos cuando aún no existía la teoría de la solidaridad, pero hacíamos algo mejor, porque la practicábamos. Los hondureños ya éramos solidarios, porque aprendimos desde aquellos años a estirar la cobija para taparnos todos.

En este tono queremos expresar nuestra complacencia por el despliegue solidario que ha extendido el  gobierno de la república con los hermanos hondureños que, acogidos al TPS, saben que el estatus temporal llegará a su fin en enero del 2020 y que para entonces deberán optar a otra condición legal para seguir viviendo en el gran país del norte. El TPS no tendrá más allá de aquella fecha, pero nos complace ver todo el afán solidario que están demostrando las autoridades de gobierno para ayudarles a todos esos compatriotas a que de una u otra forma regularicen su estadía legal.

Como lo sugerimos, el gobierno se ha constituido con todos los consulados y funcionarios de la cancillería en toda una fuerza de cooperación para los compatriotas, trabajando horario intensivo para atender toda la demanda de ayuda. El hecho es que, ningún hondureño debe dejar pasar un solo día a partir de ahora, deben ir sin temor a los consulados que estarán trabajando horario extendido para dar atención. Nos complace que desde aquí sintamos la preocupación de los hondureños que viven en EEUU, porque aunque vivan en territorio extranjero, para nosotros cualquier comunidad de hondureños que radica en otro país, es una especie de extensión de nuestro país. Así hay que sentirlo, porque los hondureños viviendo afuera no pierden la conexión con la Patria, viven atados a la nostalgia de la Patria, añoran cada punto territorial de la nación hondureña, viven oyendo nuestra música, se las arreglan para  saborear allá las comidas típicas hondureñas, y cuando se les presenta la oportunidad, no ocultan sus sentimientos por Honduras exhibiendo la bandera o vistiendo una camiseta con los colores patrios.

Una comunidad de hondureños en Miami, en Houston, las Carolinas, Nueva York, Chicago, Los Ángeles, Boston o cualquier ciudad de los EEUU es una parte de este patio que es Honduras, por lo que, cuando los hondureños se reúnen para presenciar un partido de la selección, o llega un grupo musical o un artista hondureño, aquellos lugares se convierten en una extensión de Honduras, como decía la vieja canción, una especie de extensión del patio de nuestra gran casa que es Honduras.

Los hondureños saben que legalmente pueden vivir en EEUU como si fuera el patio de su casa, sin ser su verdadera casa, pero para lograr esto último deben fincar su residencia por la ruta legal, que toma algún tiempo, pero que no es imposible lograrlo. Si todo este aparato que ha dispuesto el gobierno trabajando a manera de una fuerza como lo sugerimos la semana pasada, logra obtener la respuesta de los compatriotas tepesianos, es seguro que los casi 46 mil compatriotas acogidos al estatus temporal, podrán alcanzar un nuevo estatus, esta vez permanente, para que puedan vivir legalizados sin el temor de la persecución a que se exponen cuando le rehuyen a someterse al proceso obligatorio de legalización que establecen las leyes norteamericanas.

Será más alto el costo del corre-corre huyéndole a la migra, que el disponer de días constantes para acudir a los consulados a cerrar de una vez por todas los trámites de una residencia legal, que la pueden obtener si acuden sistemáticamente a buscar la ayuda a los consulados. Hay una disposición absoluta anunciada por el gobierno hondureño para ayudar a los compatriotas, sean elegibles o no para acogerse a otra oportunidad de residir legalmente. Si esto no fuera posible, el gobierno ha anunciado la creación de oportunidades para que, con la experiencia adquirida durante todos estos años en uno de los países más competitivos del mundo, puedan desarrollar sus propias iniciativas.

Esta es una nueva actitud de solidaridad que demostramos los hondureños con nuestros compatriotas, comenzando por las autoridades de gobierno que están moviendo todas sus fuerzas y capacidades para ayudar de una u otra manera a los tepesianos. Estos hondureños han vivido lejos, extrañando a la Patria, pero sintiendo que vivían en una extensión de Honduras en aquellos lugares. Y no han estado perdidos, porque su problema lo tomamos como el nuestro, apenas se supo que el TPS no tiene más allá del 5 de enero del 2020. A todos estos compatriotas, les cantamos, el patio de esta gran casa que es Honduras, sigue siendo su patio, y si cuando llueve nos moja a los que estamos aquí, a partir de ahora nos mojará a todos, a los de aquí y a los que vengan de allá.

Así son las cosas y así se les hemos contado hoy martes 8 de mayo de 2018.