El negacionismo económico

diciembre 3, 2021

TEGUCIGALPA, HONDURAS

El argumento de campaña electoral de Xiomara Castro, de eliminar las Zonas de Empleo, debe ser revisado si es que de verdad quiere impulsar un crecimiento de la economía, cosa que no se puede lograr en ningún país, donde en lugar de propiciar el empleo, con medidas que tiendan a crear un negacionismo económico, que solo apunta a generar desempleo al cerrar fuentes importantes que por su estructura productiva requieren de mucha mano de obra. Al tenor del arrebato que es característica de los grupos radicales que hay en todos los partidos, se libró una campaña irracional en contra de este modelo económico que está desarrollándose en varios países, incluso en Venezuela y Cuba.



Una ZEDE, no es como han vendido la mala idea, una invasión a la soberanía nacional, tampoco es un prototipo de feudo donde los inversionistas vienen a maltratar a los trabajadores y al resto de los ciudadanos, esta fue la campaña que se hizo para proteger intereses ideológicos, pero que lejos de ser una tabla de salvación, es un esquema fanatizado que solo puede llevar a hundir las finanzas de Honduras.

La Presidenta Xiomara Castro debería de indagar con funcionarios de la embajada cubana cómo funciona la ZEDE de Mariel en Cuba y pedir información al propio Nicolás Maduro de la forma como están funcionando las ZEDE en Venezuela. Si en esos países donde la ideología es la base del sistema en que vive el régimen, están preocupados por generar empleo masivo que solo es posible cuando grandes capitales se instalan y disfrutan de algunos privilegios y disposiciones legales que les garanticen su capital invertido, oponerse en Honduras a que funcionen las ZEDE resulta un atentado en contra de miles de hondureños que podrían encontrar la solución de empleo en las ZEDE.

El empecinamiento de grupos políticos de izquierda en dibujar una realidad aterradora de las ZEDE no corresponde a personas que se preocupen por incentivar las fuentes con capacidad para crear los suficientes puestos de empleo para nuestros compatriotas que deambulan cada día sin tener la esperanza de conseguir trabajo. Una cosa es el ejercicio retórico demagógico que se emplea en las campañas electorales, otra cosa muy distinta es la realidad que debe enfrentar el gobierno de Xiomara Castro para poder cumplir sus promesas de campaña. El tiempo se le acortará, cuatro años de gobierno se van volando, y las ZEDE son un modelo que dejan encaminadas las actuales autoridades. Querer borrar las ZEDE será un errorazo grave que afectará a la misma Presidenta Xiomara Castro, y a miles de hondureños que ya han encontrado un hilo de esperanza al obtener puestos de trabajo.

Negar la evidencia que ya se está viendo con las pocas ZEDES que están operando en Honduras, para empezar a buscar otras fuentes de generación de empleo, es empezar a gobernar nadando contra la corriente, es torpedear el deseo de la nueva gobernante de ayudarles a los desempleados a obtener un puesto de trabajo para el sostenimiento de la familia. En el gobierno de doña Xiomara estamos viendo las caras de los economistas de siempre, buenos para la teoría pero que nunca en su vida se han probado en el arte difícil de crear puestos de trabajo.

Expresar que el gobierno de Xiomara Castro va en busca de un crecimiento económico sólido es fácil decirlo, pero crear nuevas condiciones para lograrlo no es sencillo, en cambio, no es razonable desestimar un avance económico como son las zonas de empleo, que ya está funcionando generando puestos de trabajo. Cerrar estos establecimientos responderá a una cerrazón que no le ayudará mucho a la Presidenta Xiomara Castro. El negacionismo económico es fatal, cuando personas que son reincidentes a continuar con los avances que deja un gobierno anterior son los grandes responsables del atraso de Honduras y los culpables que un gobierno no aproveche las condiciones que hereda del gobierno anterior, que están a la vista que son soluciones que estimulan la economía, y que en la medida que se les impulse van ser factores importantes para obtener el crecimiento económico y seguir generando más puestos de trabajo.

Cerrar las ZEDE solo por cumplir las ofertas de campaña será un acto de maltrato económico contra los hondureños desempleados, es algo que la Presidenta Xiomara Castro debe revisar para no cometer un error grave que incidirá en la buena marcha de su gobierno, porque en lo que conocemos a los economistas que le acompañan, a ninguno de ellos le hemos visto en la actividad privada impulsando sus propias iniciativas que es donde las personas aprendemos a crear riqueza  generando puestos de trabajo. La Presidenta Xiomara Castro debe tener cuidado de no rodearse de expertos en teoría, los famosos tecnócratas, aquellos a los que si se les pregunta si se puede sembrar una milpa en el último piso del edificio más alto del país, seguro que responderán, que hay que hacer un estudio.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy viernes 3 de diciembre de 2021.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *