El mundo está mejor que antes

octubre 30, 2019

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Acaba de estar en El Salvador el sicólogo y científico canadiense Steven Pinker, considerado por la revista Time entre las cien personas más influyentes del mundo, invitado por una empresa financiera para hablar sobre bienestar, desarrollo sostenible, de la contribución de calidad de vida y la construcción de un futuro mejor. El científico canadiense, que es profesor de sicología en la prestigiosa Universidad de Harvard, también ha sido catedrático en la Universidad de Stanford y en el MIT, anda en gira por México, El Salvador, Colombia, Perú, Uruguay y Chile; desafortunadamente no vino a Honduras donde nos hace mucha falta escuchar disertaciones de alto nivel, porque parece que nuestras empresas que tienen capacidad no se interesan por patrocinar este tipo de visitas con mensajes de alta calidad.



Durante su exposición, el profesor Steven Pinker presentó los datos con los cuales sustenta que el mundo se encuentra mejor de lo que muchos creen y que existen datos que reflejan que el progreso que ha alcanzado la humanidad actualmente ha traído muchos beneficios para las diferentes naciones del mundo. Explicó el científico canadiense que aspectos como la mortalidad infantil, la pobreza, las guerras, la hambruna, la explotación laboral de menores, la probabilidad de fallecer por epidemias, por accidentes y desastres naturales, incluso la tasa de suicidios que a nosotros nos parece en Honduras que ha subido, todo esto se ha reducido para dar paso a un aumento de la esperanza de vida, seguridad, educación y la protección del medio ambiente.

El científico canadiense dijo que todos estos resultados se han alcanzado gracias al progreso, el cual ha permitido solventar algunos problemas por muy difíciles que sean. Pinker sostiene que el progreso no es una cuestión de fe, sino que implica un proceso, una serie de conocimientos para solventar la mayoría de los problemas. El progreso no significa que todo es mejor en todos lados, porque entonces sería un milagro.

Un aspecto interesante de la disertación del Dr. Pinker es que, la percepción que muchas personas tienen es que viven en un país mucho más violento, lleno de terrorismo, conflictos y altas tasas de asesinatos, pero aunque en los países latinoamericanos hay altos niveles de violencia, igual que en África, aún en estas naciones el progreso ha llegado y ha permitido reducir los niveles de violencia. Pinker hizo una afirmación muy categórica dirigida a los más jóvenes, al explicar que los jóvenes si leen e investigan más se darán cuenta que la realidad en estos países latinoamericanos en los años 80 era de más violencia y zozobra, y entonces entenderán que están viviendo actualmente en una sociedad con mejores oportunidades.

Según la tésis de Steven Pinker, que escribe en el NYT, las estadísticas demuestran que el 70% de los países del mundo han aumentado sus niveles de felicidad. Ha tenido un  éxito sin precedentes su décimo libro “En defensa de la ilustración, por la razón, la ciencia el humanismo y el progreso” ha tenido un éxito sin precedentes, aunque Pinker no oculta que el mundo sigue teniendo grandes problemas, uno de ellos es el calentamiento global, aunque sostiene que hay que dejarlo de ver como aun apocalipsis, porque con políticas eficientes y tecnología adecuada se puede enfrentar.

Estas visiones del mundo ofrecidas por los estudiosos de los grandes centros académicos no nos llegan a Honduras, por desgracia, porque aquí lo que abunda y raya es el negativismo que aturde a los hondureños, propalado por políticos opositores que son expertos en el arte de la distorsión, que pintan que todo aquí es cruel para ellos que se consideran patriotas ungidos, y que la cosa cambiará solo cuando ellos asuman el poder del país. Es el cuento de nunca acabar que hacen los que viven exasperados por colocarse al frente de la conducción pública, pero que no demuestran ningún tipo de experiencia en la vida pública, ni siquiera proponen que harán para cambiar a Honduras, por lo que se ve que no tienen idea de lo que quieren hacer de Honduras.

En cambio, cuando escuchamos a un personaje serio, que tiene solvencia profesional para hablar de los problemas de nuestro país, porque ha venido a trabajar a nombre del organismo que representa en la solución de los problemas de Honduras, nos referimos a Eduardo Almeida, notamos la coincidencia que tiene con el profesor canadiense Steven Pinker: el mundo hoy está mejor que antes y Honduras forma parte de ese contexto. Almeida sostiene que Honduras no está tan mal como dicen algunos hondureños, por supuesto que podemos estar mejor si el gobierno adopta dos decisiones cruciales: una política para generar suficiente empleo, que podría ser mediante la reducción de impuestos, y trabajar en educación para mejorar nuestro sistema educativo a largo plazo.

Apenas comenzamos a salir del subdesarrollo, pero no estamos cuesta abajo como aseguran los que quisieran ver a Honduras, hundida del todo.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy miércoles 30 de octubre de 2019.