El miedo a la venganza aumenta en Afganistán ante incertidumbre de las evacuaciones

agosto 20, 2021

El presidente estadounidense aseguró que están «en contacto constante con los talibanes» para lograr un «acceso seguro» de los civiles al aeropuerto.

Afganistán

El temor a que los talibanes incumplan sus promesas de indultar a sus detractores y a sus familias aumentó el viernes en Afganistán, donde los países occidentales llevan a cabo una operación de evacuación cuyo «resultado final» el presidente estadounidense, Joe Biden, dijo no poder garantizar.



Decenas de miles de afganos intentan salir del país desde el domingo cuando el movimiento islamista radical tomó el control de Kabul tras una rápida ofensiva que sorprendió a Estados Unidos y a sus aliados, dos semanas antes de su retirada.

Organizaciones de derechos humanos llamaron al presidente estadounidense a mantener las tropas estadounidenses más allá del 31 de agosto en Kabul, donde garantizan la seguridad del aeropuerto durante las tareas de evacuación de extranjeros y afganos.

Pero en un discurso desde la Casa Blanca, Biden aseguró que no puede garantizar «el resultado final» de la operación de evacuación de Kabul, una de las «más difíciles de la historia» al final de una guerra de 20 años en Afganistán.

«Esta misión de evacuación es peligrosa. Implica riesgos para nuestras fuerzas armadas y se lleva a cabo en circunstancias difíciles», dijo el mandatario, criticado por el caos de una operación dificultada por los controles de los talibanes en las inmediaciones del aeropuerto.

El presidente estadounidense aseguró que están «en contacto constante con los talibanes» para lograr un «acceso seguro» de los civiles al aeropuerto y subrayó que la situación no afectó la «credibilidad» de Estados Unidos en la escena internacional.

La OTAN, que colaboró decisivamente en el esfuerzo militar en Afganistán, pidió también a los talibanes que permitan la evacuación de los que deseen marcharse.

Estados Unidos desplegó 6.000 soldados para garantizar la seguridad del aeropuerto y facilitar la salida de unos 30.000 estadounidenses y afganos.

Los llamados llegan en un contexto de temor dentro del país por las represalias de los talibanes, pese a sus promesas de tolerancia y reconciliación.

La desesperación ha provocado situaciones trágicas. Zaki Anwari, un futbolista que jugaba en la categoría juvenil de la selección afgana, sufrió una caída mortal tras haber tratado de viajar aferrado a un avión estadounidense que despegaba de Kabul.

«Listas prioritarias»

Los talibanes intentan convencer al mundo y a los afganos de que no ejercerán el poder de la misma manera que entre 1996 y 2001, cuando impusieron una visión extremadamente rigurosa de la ley islámica, que penalizaba especialmente a las mujeres.

Pero, según un documento confidencial de la ONU consultado por la AFP, los islamistas tienen «listas prioritarias» de personas que desean arrestar. En primera línea están quienes ocuparon puestos de responsabilidad en las fuerzas armadas afganas, la policía y las unidades de inteligencia.

«Toman por objetivo a las familias de quienes se niegan a entregarse y las castigan basándose en la sharia» o ley islámica, declaró a la AFP Christian Nellemann, director del Centro Noruego de Análisis Globales.

Este viernes, la cadena pública alemana Deutsche Welle informó de que el familiar de un periodista que trabajaba para ellos en Afganistán y que ya se encuentra en Alemania fue asesinado por los talibanes.

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *