El inglés y los trabajos temporales

octubre 9, 2019

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Hay ayudas tan evidentes que nos da EEUU que ignorarlas es poner un pie en el campo de la indecencia, algo que no deberían hacer ni siquiera las personas que viven en la más recalcitrante ceguera ideológica, porque se puede ser apasionado pero no pecar de malagradecido. Ayer comenzó a ejecutarse el programa de visas para trabajos temporales en algunos estados de la Unión Americana, una de las soluciones que el gobierno de EEUU ha puesto a disposición de los países del triángulo norte centroamericano, buscando frenar la inmigración ilegal procedente de estos países, que en su mayoría está conformada por personas que creen que solo en aquel país podrán encontrar una oportunidad laboral.



Y como la solución no está solo en el bloqueo de la frontera, los funcionarios estadounidenses que saben que la mano de obra de nuestros trabajadores es muy demandada por las diferentes empresas de EEUU, en los distintos rubros de producción y de la construcción, comprenden que una prohibición extremista al ingreso de los trabajadores centroamericanos crea más perjuicio que beneficio a su país. El sistema de visas temporales para trabajos por determinados períodos no es una solución piadosa en beneficio de los trabajadores hondureños y demás países, obedece a una necesidad de EEUU, porque sin esta mano de obra este país tendrá dificultades cuando las empresas pierdan la capacidad productiva por falta de personal que esté dispuesto a realizar cualquier labor a cambio de un salario.

Una cosa es la actitud anti inmigratoria de Donald Trump para crearse las condiciones que le favorezcan para reelegirse, que por cierto choca con el interés económico de EEUU que para seguir siendo la primera potencia económica mundial debe mantener un aparato productivo incesante e imparable, y otra cosa es la determinación del esquema gubernamental que corresponde a los mandos intermedios del gobierno, que están regidos por programas de trabajo con propósitos y metas, trazados a corto, mediano y largo plazo. Una caída del aparato productivo se mide por la ineficiente capacidad de ejecución de un gobierno y EEUU se ha caracterizado por ser uno de los países más competitivos del planeta, algo que ha logrado por tener uno de los mejores sistemas educativos, con escuelas elementales y universidades de primer mundo.

EEUU no es un país atrapado en las redes personales de un presidente, gracias a que se mantiene como una democracia admirable con el sistema de pesos y contrapesos más efectivo es que un presidente no puede interferir con sus decisiones el paso a paso del quehacer diario que corre a cargo de las dependencias intermedias, las cuales están exigidas por un rendimiento de cuentas por medio de un riguroso sistema de supervisión y auditorías. De esta manera EEUU no admite en su aparato administrativo ni la ineficiencia ni las excusas para dejar de hacer las cosas.

Trump puede desgañitarse en contra de los inmigrantes, pero sus mandos intermedios con solo aplicar la ley saben lo que tienen que hacer sin depender a que un presidente suba o baje la mano, ordene o desordene. El sistema de EEUU no permite que los errores o las malas decisiones de ningún presidente interfieran con la buena marcha de ese país. Cuando un presidente como Trump, en la búsqueda de sus propósitos políticos se lanza a una batalla electoral aprovechando un renglón súper sensible como es el migratorio, los mandos intermedios buscan una salida que no interfiera con los objetivos del presidente, pero que a la vez no permita que el país sufra una paralización, y ésta es  la clave que hace que EEUU siga siendo la primera potencia del mundo, el de trabajar por jornadas más de las 24 horas diarias, lo que la hace la economía más dinámica del planeta.

Ahora bien, para que los hondureños aprovechen este programa de visas de trabajo temporal, los compatriotas que aspiren a esas plazas deben tener conocimientos elementales de inglés, y la mayoría de nuestra población que asiste a las escuelas públicas no tienen esa preparación. El común de los hondureños piensa que las oportunidades caen del cielo y no hace el esfuerzo mínimo por capacitarse en el fundamental aspecto que es aprender inglés como el segundo idioma que abre las puertas laborales en EEUU, Canadá y otros países.

Si el gobierno quiere adjudicarse como un logro propio la bandera de las visas para  trabajo temporal, pudiera aportar una cuota que es indispensable mediante el   establecimiento de centros de capacitación preparatoria en conocimientos esenciales de inglés, que permitan al interesado en trabajar en EEUU, adquirir principios de inglés para presentarse con su nombre, decir su procedencia, estado civil, profesión u oficio, y otras elementalidades. Porque en EEUU prefieren en todo trabajo a las personas que, aunque no hablen perfectamente el inglés, por lo menos que conozcan las expresiones elementales.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy miércoles 9 de octubre de 2019.