El horizonte político de Yani

septiembre 11, 2020

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Las esperadas declaraciones del abogado Yani Rosenthal han servido para despejar su horizonte político y a la vez sirven para calmar las expectativas de amigos y simpatizantes políticos del movimiento «rosenthalista», que pese a todo lo ocurrido ha dado muestras que se mantiene firme alrededor del heredero político del fallecido Jaime Rosenthal, varias veces aspirante a la Presidencia de la República. No cabe ninguna duda de que a su regreso al país la prioridad de Yani Rosenthal es su familia, lo ha expresado de una manera conmovedora. Ha dicho que volver a su casa ha sido un reencuentro familiar, con su esposa Claudia, sus hijas y sus hermanos. Poder despedirse de su padre don Jaime, ya enterrado en el cementerio, acompañado de su familia, su madre y sus hermanos le ayuda a superar el dolor que experimentó estando en prisión, cuando don Jaime le comunicó su débil estado de salud que precedió a su fallecimiento.



Todo el proceso de dificultades que encontró Yani, desde que decidió entregarse a las autoridades de EEUU, saliendo de manera furtiva por un punto de ciego de la frontera con Guatemala, hasta que llegó a EEUU, en donde Yani se encontró con una trampa porque las autoridades de EEUU no le cumplieron lo prometido, esto fue según él, la experiencia más difícil de su vida, pero que ahora sabe valorar al haber saboreado los tragos amargos que nunca se imaginó, como haber estado preso en una cárcel de espacio reducido y sin ninguna clase de comodidad.

El contenido de la entrevista de Yani publicada en los espacios digitales de su propiedad es altamente revelador de sus intenciones a futuro, en las cuales como ya lo dijo, la prioridad es su familia. Pero, además se colige que ahora empieza un largo recorrido que tendrá que caminar para lograr la recuperación de los bienes familiares confiscados e iniciar la reconstrucción de la plataforma empresarial producto de varias décadas de trabajo y empeño de don Jaime, en la que han aportado mucho sus hijos, comenzando por Yani que ahora es la cabeza mayor del clan Rosenthal. Y en un tercer plano, usando la lógica de un buen entendedor, queda la política, en la que Yani es la cabeza del movimiento rosenthalista, del que se espera una participación activa en el Partido Liberal, tan ayuno de liderazgo en los últimos años.

Aunque Yani Rosenthal no ha descartado su aspiración a una candidatura por el PL, deja la impresión que sus primeras dos prioridades están por encima de todo, aunque esto no significa su alejamiento de la política, porque siendo el líder de un movimiento liberal que sigue teniendo arraigo especialmente en el sector noroccidental y bastante presencia en el resto del país, es casi seguro que cualquier precandidato estaría deseoso de marchar en busca de la Presidencia con el respaldo del rosenthalismo, desde luego, que en este movimiento preferirán a uno de los suyos, es decir, a un líder que haya estado vinculado con la línea política del movimiento rosenthalista.

Se aprecia que Yani Rosenthal no quiere ser un factor paralizante en el PL, está consciente que queda poco tiempo después de la convocatoria a elecciones primarias que hará este domingo 13 de septiembre el CNE, por lo que una decisión suya para manifestar una aspiración presidencial solo cuenta con horas y esta no es una decisión que puede tomarse en forma precipitada. Yani Rosenthal no ha querido sembrar desesperanzas entre sus amigos y seguidores, pero ha expresado con absoluta claridad que por ahora su familia es su prioridad. Y asumir una aspiración presidencial significa para cualquier persona un trabajo a tiempo completo, donde la familia es el principal entorno sacrificado, por las continuas reuniones que debe sostener a diario el candidato, los desplazamientos por todo el país que para el aspirante resultan ineludibles, y que en tiempos de pandemia contraen un riesgo enorme de resultar contagiado cuando toque reunirse con líderes y activistas, a los cuales no podrá rehuir aunque así lo prescriban y adviertan las medidas de seguridad sanitaria de sobra conocidas.

Aunque no corresponde a ningún analista anticipar una decisión del abogado Yani Rosenthal, ni hablar como si fuera él mismo Yani, como no nos corresponde atrevernos a sugerirle lo que debe o no debe hacer, solo colegimos de sus primeras declaraciones lo que el abogado Rosenthal anida en su sentimiento y en su pensamiento. Yani es político con experiencia, ha estado en los tinglados del poder, pero antes que todo es esposo, padre de familia, abogado y empresario. Su decisión de asumir una candidatura presidencial creemos que no dependerá de las presiones de sus amigos y seguidores, Yani tiene suficiente espacio mental para saber discernir sobre sus principales obligaciones, prioridades y responsabilidades con los suyos y el país.

Siendo bastante joven, con 55 años de edad, Yani Rosenthal no desperdiciará su tiempo al hacer un análisis correcto, comenzando por las posibilidades que depara para el PL el escenario de las próximas elecciones, primarias y generales del próximo año, en las que hay un PN bastante desgastado pero todavía con cuadros y estructuras bien organizadas, con capacidad y recursos suficientes para mover a todo su caudal que es no menor de un millón 400 mil electores. Sigue el Partido Salvador de Honduras con el respaldo fuerte que Salvador Nasralla ha encontrado en el sector antisocial, donde movilizó en el 2017 a no menos de un millón de personas y después quedan, un PL menguado tanto por la mala dirección actual como por el mal resultado obtenido en el 2017 al haber recibido el candidato Luis Zelaya una derrota humillante para él y aplastante para los liberales. Y finalmente el partido LIBRE que ha venido en declive.

Pero el 2025 será otra cosa, gane o pierda el PN estará de salida, igual será para Nasralla, que gane o pierda dejará a su partido Salvador de Honduras en una orfandad de liderazgo, es decir, en la ruta de cierre igual que pasó con el PAC. Si el PL para entonces despunta por lo menos con dos candidatos bien reconocidos, tendrá asegurado su reencuentro con el poder. Es el escenario más posible al futuro 2025.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy viernes 11 de septiembre de 2020.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *