El historial criminal de los reos que mataron a Magdaleno Meza

octubre 29, 2019

Tegucigalpa, Honduras

El asesinato de Magdaleno Meza se produjo el sábado anterior en uno de los módulos de la cárcel de máxima seguridad  El Pozo en Ilama, Santa Bárbara.



Todo sucedió cuando el director de la cárcel daba información al ahora fallecido y se dio la orden de abrir uno de los portones, desde donde salió el imputado José Luis Orellana Canales con una pistola disparando sobre la humanidad de Meza, posteriormente Víctor Manuel Pavón Prieto, Ricardo Adalid Martínez Argueta y Ricardo Antonio Gutiérrez García armados con cuchillos intimidaron al director y a los custodios y luego infirieron una serie de heridas al ofendido.

Los acusados son José Luis Orellana Canales, Víctor Manuel Pavón Prieto, Ricardo Adalid Martínez Argueta y Ricardo Antonio Gutiérrez García a quienes se les acusa por el delito de asesinato en perjuicio de Meza Fúnez, además se les acusa por el delito de homicidio en su grado de ejecución de tentativa en perjuicio de un privado de libertad y un custodio penitenciario.

En el caso de José Luis Orellana Canales también se le señala del delito de uso ilegal de arma comercial; todas estos imputados son reclusos en el Centro Penal de máxima seguridad en llama.

1. Ricardo Martinez, alias el Tuy, quien según el vídeo amenazó con un cuchillo a dos custodios.

2. Víctor Pavón, alias el Pelón, recluido por dos asesinatos y robo agravado continuado. Es quien apuñala varias veces a Magdaleno.

3. Ricardo Gutierrez, alias el Buerro, señalado por dos asesinatos y un homicidio simple. En el video se le observa con un arma blanca.

4, José Orellana, alias Ninguno, disparó contra Sanabria. Lo acusan de asesinato y portación ilegal de arma de fuego.

El elemento fundamental que delató a Magdaleno Meza Fúnez, asesinado el sábado en la cárcel de máxima seguridad El Pozo en Ilama, Santa Bárbara, fue una libreta hallada en el lugar de la excavación del túnel, donde encontraron apuntes que lo nombraban como el “Grandote”. En las páginas detallaban los pagos e instrucciones que ordenó para concretar su fuga.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *