El fraudulento collar japonés que se vende como protector del coronavirus

abril 17, 2020

Pero científicos y profesionales de la salud han dejado claro que se trata de un fraude y que el collar japonés es una completa estafa.

Georgia, Estados Unidos

Una mujer residente en el estado de Georgia fue arrestada y enfrenta cargos criminales por vender una especie de “collar curativo” con el que prometía a sus clientes que estarían protegidos del coronavirus.



Rong Sun, quien también es conocida como Vicky Sun, tuvo su primera audiencia judicial este jueves en una corte federal en Atlanta, donde fue acusada oficialmente de fraude, importación ilegal, venta de un pesticida no registrado y envío por correo de un artículo prohibido.

Se trata de un producto fabricado en Japón bajo la marca de Toamit Virus Shut Out, el cual ya ha sido censurado en varios países de Asia por ser considerado fraudulento

El collar japonés que se ofrece como protector del coronavirus contiene dióxido de cloro, una sustancia tóxica que la Agencia de Protección del Medio Ambiente (EPA) considera como pesticida no autorizado.

La sustancia también es conocida como “Solución Mineral Milagrosa” o MMS, la cual se promueve como “la cura de todos los males” y generador de un potente efecto de “limpieza desinfectante” en el organismo, protegiendo las células sanas del cuerpo y matando virus, bacterias y patógenos perjudiciales.

El Toamit Virus Shut Out también promete que su uso reduce el riesgo de ser contagiado de coronavirus hasta en un 90%.

Pero científicos y profesionales de la salud han dejado claro que se trata de un fraude y que el collar japonés es una completa estafa.

El dispositivo, además de fraudulento, es considerado peligroso, ya que al usarse alrededor del cuello el ingrediente activo pudiera causar graves irritaciones en las vías respiratorias y en los ojos, además de quemaduras en la piel por ser altamente corrosivo, advierten expertos.

Lea aquí: La vieja vacuna que podría detener al coronavirus

Rong Sun, la mujer arrestada en Georgia, importaba el producto de Japón a través del Servicio Postal (USPS) y lo comercializaba por internet en el sitio de eBay, de acuerdo con la investigación que llevaron a cabo agentes especiales del Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

El collar japonés también se ofertaba en los sitios de Amazon y Facebook, las cuales, al igual que eBay, habrían retirado el producto de sus portales en línea.

“La venta de este producto no solo viola varias leyes federales”, declaró Robert Hammer, agente especial de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI) en Atlanta, “también le da a la gente una falsa esperanza”.