El diálogo debe ser sano

junio 18, 2019

TEGUCIGALPA, HONDURAS

La celebración de un diálogo entre miembros del Colegio Médico y representantes de dos agrupaciones magisteriales, más otros sectores que les apoyan, resultó de una manera incluyente, porque se aceptó la presencia de dos funcionarios del gobierno, que estuvo representado por el viceministro de Educación, Javier Menocal, y el viceministro de Gobernación, Nery Cerrato, que también representó a la Secretaría de Salud, lo cual le dio al evento un tono incluyente, porque no se rechazó al sector oficial. De antemano tenemos que decir que toda iniciativa de diálogo que se desarrolle en Honduras es saludable, siempre y que no se enmarque en dentro del espíritu sectario, porque como hemos dicho en otras oportunidades, el sectarismo es la ausencia de la razón que destruye toda posibilidad de armonía social en una nación.



Quizás sean pocos los inconscientes que ignoran los estados calamitosos de los dos principales sistemas sociales de nuestro país, como son Educación y Salud, ejes fundamentales para lograr el bienestar de los hondureños. No se puede pregonar que se es buen hondureño cuando se enarbola la bandera de defender la educación y la salud del pueblo, con métodos de lucha que lejos de defender ambos derechos, los afectan de una manera inadmisible, como cuando se abandonan los hospitales y las escuelas.

No es moralmente aceptable esgrimir como argumento de conquista social, decir que vale la pena dejar abandonados a los pacientes en los hospitales y sin la jornada escolar a los niños, porque la lucha es por ellos. Este es un argumento que cabrea los ánimos del más apacible de los ciudadanos, porque cuando prevalecen los sentimientos radicales en una lucha gremial, en la práctica lo que hay es un mangoneo de la percepción para venderle a la gente que si bien se les priva los derechos por unos días, al final todos ganarán cuando se concreten las conquistas.

En realidad nada es mejor que arreglar los problemas por la vía del diálogo y si los miembros de la plataforma deciden estructurarse en un marco particular de un diálogo que tenga su propio sello, nos parece que lo rescatable es, que al incorporar a dos representantes del gobierno es porque abandonan la bandera extremista de distanciarse del gobierno, cosa que no tiene sentido, porque todos los que forman la plataforma son empleados del gobierno, por lo que deben entrar en razón que si hay una parte que debe estar integrado en cualquier diálogo es el empleador. Además porque ha sido el gobierno el que ha lanzado la convocatoria al diálogo, sin exclusiones, y nos parece que al haber iniciado de manera alterna su propio diálogo, tarde o temprano deberán converger con el diálogo nacional, donde podrán exponer sus planteamientos para buscar el gran objetivo que es tener un nuevo sistema de Salud y un nuevo sistema de Educación.

Solo que, dos cosas tan fundamentales como la salud y la educación, deben abordarse con formalidad y seriedad. Son dos ramos distintos, no pueden ser tratados como si fueran una misma cosa, debe haber mesas donde se estructure el ramo de Educación, por un lado, y las mesas correspondientes al ramo de Salud, por aparte. Hay una idea incorrecta en el Colegio Médico cuando se habla de un diálogo donde conjuntamente se estructuren los dos ejes. Eso no es posible, es como si el gobierno estructurara una secretaría para administrar los ramos de Salud y Educación, en forma simultánea, y si algún gobierno pensara hacerlo, estaría cometiendo un terrible desaguisado que lo exhibiría en la más rotunda ignorancia, mezclando el aceite con la manteca.

Mejor nos quedamos con lo positivo del diálogo que en forma alterna ha celebrado hoy el gremio médico y dos organizaciones magisteriales, que decidieron navegar por su cuenta en la búsqueda de planteamientos para modernizar los sistemas de Educación y Salud. Nos parece muy bueno que en lugar de emplumarse, la lideresa de este movimiento, la doctora Suyapa Figueroa, decida actuar en el campo de la razón, dejando la acera del sectarismo que no conduce a nada bueno. Al aceptar a dos representantes del gobierno, la doctora Figueroa muestra un talante diferente, abandonando el tono ofuscado que le vimos en un principio al eludir al sector oficial, que aunque no se quiera aceptar, es la autoridad y como tal es quien dirige las respectivas políticas de las secretarías de Estado.

Desde el diálogo alterno, el Colegio Médico puede presentar su planteamiento de como reformar el sistema de Salud y las dos agrupaciones magisteriales pueden hacer lo propio para Educación. Esto es lo positivo que vemos en este diálogo alterno, lo más urgente no es molestar ni pelearse con los del gobierno, es aportar propuestas y planteamientos que nos convenzan y nos convengan a todos, demostrarnos que ellos tienen capacidad para proponer las mejores soluciones en favor de la salud y la educación de los hondureños.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy martes 18 de junio de 2019.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *