El crecimiento económico es un deber de todos los hondureños

noviembre 13, 2019

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Los hondureños hacemos de la política y el fútbol nuestro quehacer diario, ambos temas son la comidilla en los distintos círculos del país, incluso la mayoría de los programas de debates y foros de la televisión y la radio son enfocados por los moderadores a propiciar la confrontación con el ánimo de cosechar audiencias, apartándose del deber que por ley tenemos los medios de comunicación, que es concitar espacios para plantear las soluciones que ameritan los problemas que afronta Honduras.



Todos los políticos hablan que estamos atravesando una crisis económica que tiene a la nación abatida, deprimida, desacelerada, pero nadie se atreve a plantear escenarios que aporten luces, y en este sentido queremos tomar la palabra para excitar a los líderes de los partidos, para que hablen de lo que necesitamos como país para enfrentar la crisis actual. Necesitamos hablar de crecimiento económico, en el que si bien el gobierno central es el llamado a asumir el liderazgo, crear y promover condiciones para el crecimiento económico del país es una obligación de todos los hondureños.

No se puede decir que Honduras está en el fondo del mundo, una afirmación así solo es producto de las mentes afectadas por el sectarismo político; hay que reconocer que hay señales identificadas por diferentes mediciones de los organismos internacionales que indican que Honduras tiene signos positivos cada día y que podemos tener mejores resultados si todos los sectores del país decidiéramos incorporarnos a un mecanismo de promoción del crecimiento económico y del desarrollo sostenido. Sucede que cuando la oscuridad del sectarismo político es privilegiada en los debates y los foros televisivos, la actitud de una buena parte de la ciudadanía es atrapada por un sentimiento negativo que contribuye a deteriorar la autoestima de los hondureños.

Cuando hemos platicado con el delegado del BID en Honduras, señor Eduardo Almeida, este funcionario nos ha clarificado como está la situación del país, con indicadores reales y no inventados ni tergiversados. Honduras no está caminando hacia el precipicio, lejos de eso, hay mediciones de diversa índole, realizadas objetivamente por el BID que indican que nuestro país está mucho mejor en varios aspectos entre los países del istmo y del Caribe. Pero esto no nos debe llevar al conformismo, podemos mejorar el quehacer diario, no hacer de la política y el fútbol las actividades más importantes, hay poner encima el trabajo que necesitamos hacer para lograr el crecimiento económico.

El gobierno junto al sector privado y la sociedad civil, deben liderar un proceso en el que tenga predominio toda actividad que propenda al crecimiento económico. Entre gobierno, empresa privada y sociedad civil hay que establecer un mecanismo de promoción sistemática de crecimiento económico y consecuentemente de desarrollo. Hay que propiciar las condiciones tanto en el plano nacional como internacional, sumando los factores políticos, estructurales, institucionales, creando incentivos al sector empresarial con seguridad jurídica.

En este paso los dirigentes del sector privado deben actuar con el genuino espíritu que corresponde a los buenos hondureños, porque infortunadamente, hay empresarios que pertenecen a organizaciones que no han podido ocultar sus inclinaciones políticas mezquinas llegando al extremo de patrocinar, indirecta y de manera directa, manifestaciones violentas arropadas con la bandera del anti JOH, que han dañado los locales comerciales de sus mismos afiliados.

Este proceder bochornoso no tiene justificación, en lugar de trabajar en contra de los intereses de la misma empresa privada estos empresarios deben sumar esfuerzos para fortalecer la dinámica que nos lleve a conseguir el crecimiento económico, actividad que debe convertirse en el quehacer general para todos los hondureños que con nuestra iniciativa empresarial aportamos todos los días, motivados en la dirección de darle a nuestro pueblo hondureño las oportunidades que le garanticen un mejor futuro.

Hay que llevar desde ahora un recuento estadístico de nuestras realidades, hay que contabilizar los logros en el orden económico con precisión y sin alteraciones. Crecer es expandirse, y esto solo se logra con la conjugación de todos los factores que con disciplina y sacrificio, trabajan manteniendo los estándares de producción en un ambiente de paz y seguridad, de manera que todos los actores y factores económicos contribuyan a que la vida de los hondureños se desarrolle mediante la satisfacción de las necesidades y aspiraciones de todos, sin dejar a nadie por fuera.

Si logramos echar adelante este proceso haremos que Honduras supere el nivel actual gracias a un crecimiento económico que nos beneficiará a todos.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy miércoles 13 de noviembre de 2019.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *