El COVID-19 no es una bacteria que se pueda combatir con antibióticos

septiembre 8, 2020

El COVID-19 no es una bacteria, sino un virus, que no se combate con antibióticos o aspirin. Tampoco es cierto que la OMS prohíba practicar autopsias a los fallecidos por coronavirus.

Colombia

El COVID-19 no es una bacteria que se deba tratar con antibióticos o aspirina, frente a lo que afirman mensajes de WhatsApp difundidos en América Latina que contienen también falsedades como que Italia ha encontrado ya la cura de la enfermedad o que la OMS prohíbe las autopsias a fallecidos con coronavirus.



Este verano circula en países latinoamericanos una cadena de WhatsApp cuyo contenido fue compartido hace tres meses en España donde se afirma que la causa del COVID-19 no es un virus, sino “una bacteria amplificada con radiación electromagnética 5G” que “produce inflamación e hipoxia” y se puede combatir con antibióticos, aspirina, paracetamol, antiinflamatorios y anticoagulantes.

Estos mensajes aseguran que en Italia se encontró “la cura para el coronavirus” porque médicos de ese país practicaron la autopsia a un fallecido con COVID-19, supuestamente en contra de lo exigido por la Organización Mundial de la Salud (OMS), y, al descubrir evidencias de trombosis, cambiaron el tratamiento de los pacientes para administrarles con éxito aspirina y apronax (un antiinflamatorio).

El texto, difundido en países como Colombia, Panamá, México y Brasil, sostiene que “los médicos italianos desobedecieron la ley mundial de la Organización Mundial de la Salud de no hacer autopsias en los muertos del coronavirus“ y demostraron que el COVID-19 es una coagulación de la sangre que impide oxigenar el corazón y los pulmones, de modo que el paciente muere ”rápidamente por no poder respirar“.

El COVID-19 no es una bacteria, sino un virus, que no se combate con antibióticos o aspirina, y en Italia no se ha encontrado la cura de esta enfermedad. Tampoco es cierto que la OMS prohíba practicar autopsias a los fallecidos por coronavirus.

El COVID-19 está causada por un virus de la familia de los coronavirus que fue bautizado como SARS-CoV-2. Y los virus no tienen nada que ver con las bacterias, tanto en su tamaño, genoma y funcionamiento como en sus efectos sobre el organismo humano y en las vías de transmisión.

Los coronavirus son una extensa familia de virus que causan enfermedades tanto en animales como en humanos, a quienes pueden provocar infecciones respiratorias que varían entre un resfriado común y enfermedades graves como el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS), el síndrome respiratorio agudo grave (SARS) y la actual COVID-19, según explica la OMS.

En cambio, las bacterias son organismos unicelulares procariotas (sin núcleo diferenciado por una membrana) presentes de forma habitual en casi todo el planeta y en el organismo humano. “El cuerpo humano está lleno de bacterias; de hecho, se estima que contiene más bacterias que células humanas”, indica en su web el estadounidense Instituto Nacional de Investigación del Genoma Humano.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *