El coronavirus y la miseria humana

febrero 24, 2020

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Nada agrava más la situación en tiempos de epidemia que, cuando la miseria humana se mezcla como un efecto venenoso con la atrocidad que provoca la enfermedad. El escarnio que buscan hacer de algo terrible como es una epidemia aquellas personas que son de mal corazón, solo puede provenir de almas enfermizas por el miedo, el rencor y el asco, que son tres factores que dominan los sentimientos de las personas de pensamientos carcomidos.



El coronavirus ha arrebatado la tranquilidad que hasta ahora hacía aparecer al gobierno de China comunista como un régimen imponente y seguro de todo lo que hacía, por el enorme poderío económico que había logrado alcanzar y que para muchos dirigentes mundiales era suficiente para pensar que China se había convertido en la primera potencia mundial, por encima de cualquier otro país. Hoy, el líder chino Xi Jinping ha admitido la incompetencia de su país para manejar el avance del coronavirus, tratando de excusarse en que el coronavirus es la crisis sanitaria más grave que sufre China desde 1949, lo cual quizás sea cierto, pero dados los avances en salud que han tenido los países del mundo, no se concibe que con todo su poderío China comunista haya descuidado el aspecto más esencial que debe manejar todo país, que es la atención de salud de sus habitantes.

El hecho de que en la ciudad de Wuhan, donde se originó el epicentro del coronavirus, no hubiera hospitales especializados en atender epidemias comprueba que el gobierno de ese país súper poblado estaba enfocado más en el tema económico por encima de cualquier necesidad para velar por el bienestar de la población. Por desgracia, a China continental en los momentos de angustia que vive, le brotan los enemigos que usan la tragedia para poner en evidencia la miseria humana. En los correos noticiosos que circulan en internet, de contenido dudoso o enteramente falsos, hoy circuló uno que textualmente dice: “China busca la aprobación de la corte para matar a más de 20 mil pacientes con coronavirus para prevenir la propagación del virus. El Tribunal Popular Supremo, supuesto máximo tribunal de China, aprobaría esta matanza masiva de pacientes con coronavirus en China, como una forma de controlar la propagación del mortal virus”. Aparentemente, según este informe que tiene todos los visos de ser un ‘fake news’, el gobierno chino tomaría esta medida para evitar perder a sus trabajadores en el ramo de salud, ya que al menos 20 de ellos contraen el virus diariamente.

En principio, este informe no debe tener cabida en ninguna mente que se precie de saber interpretar las angustias en los peores momentos que puede vivir un país. Quizás solo en los tiempos del infausto régimen de Adolfo Hitler es que se percibió como algo necesario el exterminio de un amplio sector humano por razones de obnubilación mental. Puede haber matanzas cuando los rencores se han anidado en lo más profundo de los sentimientos aniquilados por la sinrazón, el odio y la locura. China vive bajo la égida de un régimen comunista, autoritario y pretensiosamente supremacista. Pero nada evidencia en su élite dirigente que sean monstruos inhumanos capaces de pulverizar a sus hermanos afectados por una enfermedad peligrosa como es el mal del coronavirus.

Un apreciado colega, a manera de reflexión, me ha dicho en un mensaje que por la naturaleza política, el gobierno de China no amaga. Y yo le respondí, tal temeridad no puede ser cierta.

Pero así sucede cuando resultan hechos trágicos en estos tiempos, cuando la infamia se convierte en un poderío gracias a los canales gratuitos que encuentra la maldad para transmitirse como algo cierto en las redes sociales y el internet, donde el mismísimo demonio se mete en las más hábiles mentes distorsionadoras que son expertas en  disparar mentiras y falsedades de las más espesas y crueles, sabiendo que hay millones de personas con mentes frágiles esperando solazarse con las peores falsedades.

Gracias a esta población que nació con el ADN de la falsedad y la mentira, muy bien cultivado en sus mentes y corazones, es que hoy los expertos en la especulación y  la maldad, se han convertido en líderes de la comunicación. Y explotan estos momentos dramáticos como el que vive China y los han trasladado a otros países con la velocidad que ha tardado el coronavirus para amenazar a sus poblaciones como Corea del sur, Italia, Irán y más países.

Los hondureños no debemos quedarnos de brazos cruzados por la primera conclusión que hiciera la ministra de Salud, respecto a que no hay coronavirus en Honduras. Este fue un anuncio incompleto, porque a la velocidad con que el coronavirus se está esparciendo por diferentes países del mundo, sin ánimos alarmistas, las autoridades deberían preparar un plan sanitario que nos obligue a los hondureños a permanecer en estado de total alerta, acatando las medidas de higiene que recomienda la OMS para evitar la entrada de coronavirus a nuestro país.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy lunes 24 de febrero de 2020.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *