El coronavirus toca las puertas

febrero 25, 2020

TEGUCIGALPA, HONDURAS

La OMS y EEUU han dado la alerta mundial: el coronavirus avanza y tanto el organismo que vela por la salud del planeta como el gobierno de la primera potencia, llaman a todos los habitantes de la pequeña aldea llamada Tierra, a que tomen sus providencias ante lo que parece inminente: la expansión del coronavirus es una amenaza frente a la cual el cerco más poderoso para contrarrestarlo es la conciencia de las personas, obligándose a observar los hábitos de higiene y aseo, como la forma más práctica de cuadrársele a este poderoso virus que tiene sus preferencias para minar vidas. Este día el gobierno de EEUU ha lanzado la alerta más directa a los ciudadanos de su país, excitándolos a que se preparen ante la inevitable propagación del coronavirus en la nación americana.



En los países vecinos El Salvador y Guatemala, las autoridades de Salud han comenzado tomándoles la temperatura a las personas donde se encuentren, considerando que las altas temperaturas es un indicio sintomático en toda persona para que se le practiquen las pruebas de rigor establecidas por la OMS. Los hondureños no podemos permanecer impávidos frente a la amenaza mundial del coronavirus, que ha aparecido de la nada en países como Corea del Sur, Reino Unido, Italia, Irán y ahora EEUU.

Con las debilidades del sistema sanitario hondureño no se debe cometer el error mayúsculo de infravalorar una amenaza tan seria como es el coronavirus, si ya el dengue nos pone a temblar con la gran cantidad de personas que han fallecido por la falta de cuidado de la población, a la que se le repite constantemente que el dengue mata, que no hay que propiciar indirectamente los criaderos de zancudos, no alzar a tiempo la voz de alerta frente a una epidemia con mayores repercusiones es actuar con una irresponsabilidad de consecuencias gravísimas.

Con la gripe común una persona se marcha a reposar a su casa sin mayores recomendaciones que el descanso obligado y la receta del clásico acetaminofén, y no pasará nada sin mayores reacciones y sin revuelos, porque al cabo de dos días con solo seguir las indicaciones sencillas la persona estará de regreso en su trabajo. Pero si una persona resulta sospechosa de haberse contagiado por alguna razón con el coronavirus, todas las demás de su entorno laboral terminarían aislándose en sus casas y con toda su familia sufrirían un grave trastorno en sus vidas, con el daño para las empresas que sufrirían un lucro cesante que terminaría afectando a toda la economía del país.

Por eso es que, ante la advertencia de la OMS y del gobierno de EEUU, lanzada a todos los países del planeta, lo que procede es que las autoridades de Salud conciten un frente nacional con todos los sectores, para preparar a la nación para el momento en que aparezca el primer caso de contagio del coronavirus. La secretaría de salud debe presidir el frente, y debe convocar cuanto antes a la facultad de medicina de la UNAH, a las escuelas de medicina de las universidades privadas, al Colegio Médico, al Colegio de Enfermeras y a todas aquellas organizaciones que de manera oficial o voluntaria trabajan en el campo de la salud. El gobierno debe integrar a este frente a los representantes de la OPS, de UNICEF, demás organismos internacionales y misiones diplomáticas, para ampliar el círculo de acción que junte a la mayoría de fuerzas para contrarrestar los efectos del coronavirus una vez que llegara a aparecer el primer caso de contagio en el territorio nacional.

Hay que darles seguimiento a los seis hondureños que formaban parte de la tripulación del crucero ‘Diamond Princess’, donde decenas de pasajeros resultaron contagiados por el poderoso virus. Esos seis compatriotas, que en cualquier momento regresarán a Honduras, deben ser tratados conforme el protocolo de la OMS, aislarlos desde un principio, alejarlos de cualquier cobertura periodística que pudiera darse por la imprudencia temeraria de algunos medios y tomar todas las prevenciones que establece la OMS.

Por el momento no hay indicios de que las autoridades de salud de China hayan encontrado la forma de contener el virus, y la OMS que es la máxima autoridad mundial en el campo de la salud todavía no advierte el momento en que pudiera bajar la intensidad de la epidemia, a la vez que ha reconfirmado que la vacuna contra el coronavirus estaría aprobada hasta dentro de un año y medio.

Como lo han planteado la OMS y el gobierno de EEUU, el desafío del coronavirus parece incontrolable, pero el comportamiento humano de dejarse ganar inicialmente por la indiferencia para después rendirse por el pánico miedo es lo que nos puede poner en apuros a los hondureños. Por eso es necesario formar un frente con todos los sectores, para ilustrar debidamente a todos los hondureños que es lo que debe hacerse, como ya lo están haciendo en los países vecinos, porque este virus está volando en tiempo real, y está atacando a todos los países, y por supuesto que no perdonará a los países del tercer mundo donde los hábitos de higiene brillan por su ausencia.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy martes 25 de febrero de 2020.