El coronavirus no es un juego

febrero 12, 2020

TEGUCIGALPA, HONDURAS

El director de la OMS, Tedros Adhanom, voz autorizada para confirmar la gravedad de este mal que azota a varias provincias chinas y que se ha expandido por numerosos países del planeta, ha manifestado que el coronavirus constituye una amenaza mundial y que los datos que se están codificando a manera de estadística apenas es la punta del iceberg, sintomático que lo que ahora se califica como una epidemia con la velocidad con que se está propagando podría llegar a ser una pandemia. Quién sabe cuántos meses el gobierno de China tardó en reconocer la presencia del peligroso virus, quizás por el modelo autoritario de gobierno es que prefirió mantener en reserva la denuncia del médico que originalmente dio la alarma de la naturaleza exacta de la cepa, de la que se infectó el mismo, causándole la muerte.



Haber aceptado China la intervención de la OMS para que trabajara con su sistema de salud, fue la comprobación de la gravedad del caso, pero al mismo tiempo significó un respiro para la humanidad, porque estando presente el máximo organismo de salud en el escenario del estallido del coronavirus, ningún detalle podría permanecer oculto. La denuncia que hizo una enfermera china desde el interior de un hospital, dando a conocer que los contagiados no eran pocas personas, sino más de 90 mil, fue el aldabonazo final que obligó al gobierno del Partido Comunista chino a aceptar la llegada de la OMS, cuya presencia garantiza que el tratamiento que se dará al curso del avance de la epidemia no será manoseada al antojo del gobierno chino, que quiso cuidar el escándalo por las repercusiones que ya le están pasando una factura descomunal, por la paralización de la mayor parte de su aparato productivo, que es lo que quiso evitar China desde un principio.

Estando tan expandido a tantos países, como ya se comprobó, el coronavirus es una amenaza que debe poner en alarma a todos los países del planeta y Honduras no es la excepción, por lo que autoridades de gobierno, medios de comunicación, y todos los sectores de la sociedad, debemos prepararnos para crear un cerco sanitario que evite en lo que nos sea posible, que el violento virus llegue por algunas personas que hayan estado en uno de los países asiáticos que mantiene comunicación permanente con China.

Apenas un estudiante sampedrano es por ahora la primera persona detectada que procede del punto neurálgico donde surgió el peligroso virus, pero hay muchas personas que han estado en otros países asiáticos como Corea del Sur, donde se han detectado varios  contagiados. El solo hecho de permanecer por varios días en China, o en cualquier país circunvecino a la nación china, obliga a esa persona a tomar sus propias precauciones y a las autoridades hondureñas a obligarla a que se somete a la precautoria cuarentena para evitar que propague el mal, si se hubiera contagiado por alguna circunstancia.

El coronavirus no es asunto de juego, es la amenaza de muerte andando, por lo que preocupa que personas con supuesto espíritu de liderazgo nacional como el candidato político Salvador Nasralla, haya permanecido en Seúl, Corea del Sur, sin portar la mascarilla que es la medida más sencilla que recomiendan los médicos para evitar un posible contagio. Si personas de ese nivel con la supuesta suficiente formación académica, no son conscientes del daño que pueden ocasionar con su habitual irreverencia producto de su alto espíritu de contradicción, el resto de la nación donde hay un bajo nivel educativo por ignorancia puede caer en el riesgo de ser una correa de transmisión de la enfermedad u otra similar como la neumonía, que también es del alto riesgo.

Dicho sea de paso, en nuestro país, en los últimos dos años se han registrado miles de casos de neumonía común, posiblemente de ellos ha habido miles de compatriotas que fallecieron a consecuencia de este mal sin saber la verdadera causa. Se habla de que han fallecido centenares de hondureños a causa del dengue, pero propiamente ni las mismas autoridades de salud se han preocupado por investigar a fondo si fue el dengue o una neumonía bien pegada la causa fatal de tantas muertes.

Hay que construir ese cerco sanitario cuanto antes, hay que poner en cuarentena a toda aquella persona que haya estado en cualquiera de los países asiáticos en los últimos 6 dias. La OMS especifica que la gente más propensa a contraer al coronavirus son las personas adultas, no así los niños que escasamente se registran en las estadísticas.

Nadie tiene salud de acero para escapar de una epidemia grave como el coronavirus, el irreverente que se jacta de tener pulmones nucleares como para reírse del coronavirus demuestra su alto nivel de estupidez, lo que lo retrata de forma contundente como alguien no apto para conducir de manera responsable los destinos de Honduras.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy miércoles 12 de febrero de 2020.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *