El coronavirus de Wuhan: La epidemia supera los 1.000 muertos en China

febrero 11, 2020

Los casos sospechosos son 21.675, tras un aumento de 3.536 en las últimas 24 horas.

China

El número de víctimas mortales dejadas por la epidemia de coronavirus  en China ya supera el millar y se sitúa en 1.017, después de que se hayan registrado 108 muertes más en las últimas 24 horas, la cantidad más alta en un solo día desde que comenzó el brote en diciembre, según las cifras de la Comisión Nacional de Salud.



Los contagiados suman 42.714, un aumento de 2.490. El salto es muy inferior al registrado un día antes, cuando el número de infecciones había crecido en más de 3.000 casos.

Fuera de Hubei, la provincia foco de la crisis, los nuevos casos son 341 y registran su séptimo día consecutivo de descenso. Los casos sospechosos son 21.675, tras un aumento de 3.536 en las últimas 24 horas. Los pacientes dados de alta desde el comienzo de la epidemia suman 4.009 personas, después de que este lunes se declararan recuperados a 727 enfermos.

El coronavirus 2019-nCoV puede provocar neumonía con síntomas como fiebre alta, tos seca, dolor de cabeza y dificultad para respirar. Su periodo de incubación medio es de tres a siete días, con un máximo de 14.

Los científicos chinos han apuntado que, a diferencia del SARS, es posible el contagio durante la incubación. La OMS ha declarado una emergencia internacional por el brote.

Las autoridades de Wuhan, epicentro del brote del nuevo coronavirus, han endurecido este martes la cuarentena a la que está sometida la ciudad desde el pasado 23 de enero con medidas como el cierre de todos los complejos residenciales. El Gobierno de la ciudad ha publicado en su página web nuevas directrices para el control de la epidemia, en las que indica que todas las urbanizaciones de la ciudad quedarán selladas a partir de este martes para minimizar el flujode personas.

Según el diario oficial Global Times, citado por Efe, que muestra imágenes de barreras improvisadas en los complejos donde no hay vallas, las personas encerradas en sus comunidades seguirán pudiendo recibir pedidos de comida y otros enseres a domicilio.

Las autoridades de la urbe, la séptima más poblada de China, indicaron que todos los edificios donde haya casos confirmados o sospechosos deberán ser sellados al exterior y gestionados «de forma estricta».