El coraje catracho en el ‘Rude Boy’

agosto 7, 2020

TEGUCIGALPA, HONDURAS

La senda para llegar a Estados Unidos y obtener el éxito en cualquier ramo de la vida ya no es algo común ni mucho menos corriente, para ninguna persona que quiera forjarse el triunfo en el yunque de la lucha incesante, porque si antes conseguir el codiciado sueño americano era cuestión de persistencia tenaz en un país donde todos los niveles son competidos por miles de personas talentosas de todas las razas y nacionalidades, hoy, con un presidente hiperactivo en la obsesión anti-inmigrante, es algo descomunal llegar en forma clandestina a EEUU y apostarse en el escenario artístico donde la competencia no admite la mediocridad para ganarse los primeros sitiales.



En EEUU hay numeroso talento hondureño en el campo de la ciencia y la academia, hoy están a flor de la exposición pública varios científicos hondureños laborando en la investigación para dar con la ansiada vacuna para inmunizar a las personas contra las epidemias creadas por los diferentes virus. Hay futbolistas en la liga profesional, tenemos un pelotero en las grandes ligas de la pelota chica. Y en el arte popular que es la música varios de los músicos hondureños se han atrevido a incursionar en el campo del reguetón, como el famoso «Chevo» que con un dicharacho basado en los verbos «sacar y meter» (supongo que las extremidades) se ha ganado la permanencia entre los puertorriqueños, venezolanos y demás cantantes latinos en esa rama.

Pero, hasta ahora la historia de los hondureños exitosos en EEUU no tenía escrita una página donde el factor «tenacidad y osadía» mezclada con el talento, fueran la clave para obtener el éxito, que es el caso del joven hondureño conocido el ‘Rude Boy’ un muchacho ambicioso de llegar a EEUU, a como le fuera posible, y lo hizo de la manera más arriesgada, cruzando la frontera en forma clandestina, exponiéndose a los momentos más arriesgados que contraen hasta llegar a perder la vida, como les ha sucedido a muchos hondureños que no han tenido la fortuna de su lado. El ‘Rude Boy’ o muchacho rudo, no solo lo consiguió, sino que al llegar a EEUU se coló en una lista de competidores en un show televisivo popular donde se inscriben los jóvenes que creen tener talento. En medio de más de docenas de competidores, el ‘Rude Boy’ se abrió paso en las diversas etapas del concurso y ganó la final haciendo gala de un sentido creativo para improvisar estrofas que describen la aventura del inmigrante que está dispuesto a dejar la vida en manos de criminales, de fieras salvajes y de serpientes venenosas que son los obstáculos, que al igual que la guardia de frontera de EEUU, parecieran tener el mismo objetivo de cortarle el paso a los inmigrantes ilegales.

De manera que solo haber logrado dar ese paso es suficiente para que al ‘Rude Boy’ y todos los demás hondureños que lo han conseguido, se les condecore por el valor y el atrevimiento heroico, que si lo es, porque cada uno de ellos entra a jugar el papel importante de convertirse en otro agente generador de divisas para Honduras.

La cosa es que el ‘Rude Boy’, sin complejos de ninguna clase, les ganó en coraje y en espíritu creativo a los demás competidores de diversas nacionalidades, y de paso el premio nada despreciable de 100 mil dólares, de los cuales el zarpazo tributario del Tío Sam le deducirá por lo menos un 25 por ciento, si no es que un poco más, pero más importante es que este atrevido joven reguetonero hondureño ya no es «otro nadie más» en el tupido follaje artístico popular latino de EEUU. Hoy, gracias a la imponente fuerza de la televisión, es el ‘Rude Boy’, un nombre que en la realidad no compagina con la debilucha contextura física de nuestro héroe reguetonero. Por cierto, en lo personal, quizás por mi edad, no soporto ese estilo musical, pero reconozco que es muy aceptado entre miles de jóvenes que son los que determinan el éxito cuando surge un nuevo valor en este campo.

Sin embargo, no todo está dicho para nuestro triunfador, porque con la fiebre anti-inmigratoria que ha desatado Donald Trump, entre más reconocido sea un inmigrante ilegal, más rápido es buscado por la «detestable migra» como han bautizado los inmigrantes a la implacable policía de migración de EEUU. Pero el ‘Rude Boy’ tiene a su favor que ahora ya cuenta con recursos para pagar los servicios legales especializados en el tema migratorio, y buscar una rendija legal por la cual pueda lograr la permanencia temporal mientras sale de la complicada condición de ser un inmigrante que cruzó la frontera violando las leyes migratorias de EEUU.

El ‘Rude Boy’ ya se consagró en el escenario televisivo popular, y si tiene bien colocados los muebles en la cabeza, es posible que contando con los servicios de un buen abogado con experiencia en el campo de la migración, consiga no ser capturado y deportado en los próximos días. Ojalá que lo orienten en este sentido, que use algo del premio bien ganado para fincarse con todas las de la ley estadounidense y continuar compitiendo y abriéndose más espacio en el campo musical. Nos alegramos por él, aunque no compartimos el gusto musical, le tributamos desde aquí un caluroso aplauso, al tiempo que nos rendimos de admiración porque desde el escenario pregonó a todo pulmón que es hondureño. Porque todo aquel que se enorgullece de su Patria, es digno de merecer la admiración de todo el país.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy viernes 7 de agosto de 2020.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *