El cierre del Gobierno de Estados Unidos es el más largo de la historia

enero 12, 2019

El mes pasado Trump no firmó el proyecto de la ley de presupuesto, lo que provocó el cierre parcial del Gobierno, que este sábado superó los 21 días del de 1995-1996 bajo mandato de Bill Clinton.

 

Estados Unidos



El cierre parcial del Gobierno de Estados Unidos es desde este sábado el más largo de la historia tras superar los 21 días de otro cierre que tuvo lugar entre 1995 y 1996 bajo el mandato de Bill Clinton.

El pasado 22 de diciembre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no firmó un proyecto de la ley de presupuesto, lo que se tradujo en el cierre técnico y parcial del Gobierno, una medida temporal que ha paralizado distintas instituciones oficiales y que impide que sus empleados puedan cobrar sus salarios.

El Senado levantó la sesión sin aprobar las enmiendas que había propuesto la Cámara de Representantes, que añadían al proyecto de ley de presupuesto fondos por un monto de 5.700 millones de dólares, exigidos por el presidente, para financiar su plan de Seguridad Fronteriza y la construcción del muro en la frontera sur del país con México.

Los demócratas, que tienen la mayoría en la Cámara de Representantes, se niegan a hacerlo.

En su primer discurso ante la Nación, transmitido este martes desde el Despacho Oval de la Casa Blanca, el presidente dijo que la única solución pasa por que «los demócratas aprueben los fondos» para el muro fronterizo.

Durante su mensaje, el mandatario aseguró que la construcción de la obra representa un acto de amor. Según añadió, las personas construyen muros «no porque odien a los que están afuera, sino porque aman a los que están dentro».

Tras aquel discurso, los dos líderes demócratas respondieron con un mensaje en el que Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes, recalcó que los demócratas no quieren el muro porque hay otros medios para asegurar la frontera.

Por su parte, Chuck Schumer (líder de la minoría demócrata en el Senado) manifestó que su partido está de acuerdo en que es necesario asegurar las fronteras, añadiendo que «el símbolo de Estados Unidos debería ser la Estatua de la Libertad, no un muro de 30 pies».

Trump había sugerido en varias ocasiones que podría declarar una emergencia nacional en caso de que no reciba los fondos necesarios para su muro.

Esta medida le permitiría destinar parte del presupuesto de Defensa a esa infraestructura, lo que provocaría demandas judiciales.

Si Trump declara la emergencia, podría desplegar más efectivos en la frontera sur, aunque para construir el muro necesitaría una sólida financiación de miles de millones de dólares.

Una ley de emergencia permite al presidente utilizar fondos del presupuesto militar para «proyectos de construcción militar», pero la pregunta de si la construcción de un muro fronterizo puede considerarse como un proyecto de ese tipo sigue en el aire.

Este viernes el mandatario aseguró que, aunque tiene el derecho de declarar la emergencia nacional para construir el muro en la frontera con México, no lo va a hacer de momento.

«La solución fácil es que llame a una emergencia nacional, pero no lo haré tan rápido», declaró el presidente insistiendo en que los demócratas en el Congreso «deberían regresar y votar».

Nueve de los quince departamentos del Gabinete de Estados Unidos se han quedado sin financiación, incluso los de Estado, Agricultura, Transporte, Interior, Justicia y el de Seguridad Nacional, informan medios internacionales.

Museos que pertenecen al Instituto Smithsoniano, junto con el parque zoológico nacional, están cerrados en Washington.

Asimismo, la agencia espacial NASA también tiene problemas de financiación, mientras que el estancamiento del Servicio de Impuestos Internos de Estados Unidos  (IRS, por sus siglas en inglés) afecta a las personas que esperan recibir un reembolso de impuestos, pese a que la Administración afirma que el servicio continúa su trabajo durante el cierre parcial del Gobierno.

Lea:  Trump retrasa una posible declaración de emergencia nacional

Unos 420 mil empleados federales cuyo trabajo se considera esencial para el país continúan trabajando sin sueldo, incluso el Buró Federal de Investigaciones (FBI por sus siglas en inglés), la Administración de Seguridad en el Transporte (TSA por sus siglas en inglés) y otros oficiales de Policía. Algunos empleados de los departamentos de Seguridad Nacional y de Estado también trabajan sin sueldos.