El cambio de relaciones

enero 6, 2022

TEGUCIGALPA, HONDURAS

El triunfo del Partido LIBRE con Xiomara Castro a la Presidencia de la República pone a Honduras en la ruta del socialismo, lo cual significa que nuestro país tendrá un cambio de relaciones internacionales a partir del 27 de enero. Esa es la nueva realidad en la que por primera vez viviremos los hondureños, ubicados en la órbita del socialismo del siglo XXI, por lo que es casi seguro que Honduras aparecerá en nuevos escenarios internacionales. La presidenta Xiomara Castro en su campaña electoral anunció el inicio de relaciones diplomáticas con China Continental, y en el momento que eso suceda Honduras desconocerá a Taiwán como país independiente, igual que, desde ahora, los aliados internos de LIBRE han anunciado que a partir del arribo al poder, Honduras desconocerá a Juan Guaidó como Presidente interino de Venezuela y toda relación con ese país será con el régimen de Nicolás Maduro.



Sin duda que las relaciones internacionales más afectuosas se tendrán con los países socialistas, mientras que serán obligadas las relaciones con EEUU, por el interés económico tradicional que nos mantiene ligados a ese país, sin que deba esperarse una mejoría en esas relaciones. Este cambio de relaciones internacionales no solo será en el ámbito de las grandes potencias, en el istmo centroamericano hay que esperar una modificación con el gobierno de Nayib Bukele de El Salvador, que durante dos años desconoció al gobierno de JOH, con el que ni siquiera tuvo la cortesía diplomática de un intercambio de saludos. El Salvador es un país importante en el aspecto político y económico, en lo político por el hecho de compartir frontera e intereses comunes y no comunes, en lo que respecta al Golfo de Fonseca, mientras que en lo comercial por el notable intercambio que hay entre los dos países.

En las relaciones con las potencias, el gobierno de Xiomara Castro que en el fondo está marcadamente dirigido por Mel Zelaya, habrá que esperar cual será el verdadero comportamiento con EEUU, cuyo gobierno ha demostrado un gran interés por apoyar la gestión de la nueva presidenta hondureña, algo que podría variar en el momento que el gobierno hondureño anuncie el establecimiento de relaciones diplomáticas con China Continental y el rompimiento con Taiwán, país que en mayor parte se sostiene en el mundo por el respaldo de EEUU. Si bien los gobiernos de El Salvador, Nicaragua y Costa Rica ya dieron ese paso contra Taiwán, el caso de Honduras es totalmente distinto. EEUU está viendo con preocupación el arribo de China Continental a territorio salvadoreño, en el que pronto podría comenzar a construir una base militar que estará en línea recta, a unos 50 kilómetros de distancia de la base militar que EEUU tiene en Palmerola desde hace varias décadas. En el momento que el gobierno de Xiomara Castro anuncie la apertura de relaciones con China Continental, habrá un cambio inevitable en el mapa de la geopolítica del istmo centroamericano, porque aunque el gobierno de Xiomara Castro esgrimiera el derecho a las pluri relaciones internacionales, es seguro que EEUU también observará un cambio sustancial respecto a Honduras.

Para nuestro país el ajedrez político internacional será diferente, porque el gobierno de Xiomara Castro tendrá más presencia en Venezuela, Cuba y Nicaragua, países que no gozan de la complacencia de Estados Unidos, pero a la vez el gobierno de Xiomara Castro no podrá ahuecar las relaciones con Estados Unidos, por la histórica dependencia económica en todo sentido, de manera que será interesante ver cada movimiento del nuevo gobierno hondureño respecto a sus aliados socialistas y respecto a Estados Unidos.

Por lo pronto se anuncia que la toma de posesión el próximo 27 de enero será un fiesta con colorido, sabor y ritmo socialista, aquí estará el viejo grupo musical marxista venezolano LOS GUARAGUAO, autores de célebres melodías, que con un ritmo antiimperialista y anti Estados Unidos, celebraron en los años 70 el fracaso de EEUU en la guerra de Vietnam, y lo que ellos llamaron el saqueo de minerales de las montañas venezolanas por el Tío Sam. En aras de ese nuevo planteamiento político que empezará a imperar en Honduras a partir del 27 de enero, habrá que preguntarse si con el cambio de relaciones internacionales nuestro país estará alejado de la democracia. Como algunos creen que entramos a la era de un proyecto político de largo plazo, es bueno saber que no todos los proyectos de esta dimensión son malos. Ponemos de ejemplo a Singapur y Taiwán, ambos países asiáticos pudieron salir de una pobreza similar a la que hay en Honduras con gobiernos de 25 años, de cortes autoritarios pero democráticos, que bajo ese modelo encausaron a sus países por la senda del desarrollo sostenido hasta convertirse en potencias.

En este mundo deberíamos contentarnos con que las cosas de cada día vayan mejorando cada vez, pero la costumbre de vivir en una forma de gobierno regido por la democracia nos obliga a pensar en la alternancia de gobierno. LIBRE se afianzó en una buena parte de la población con el bombardeo sistemático de calificar como dictadura al gobierno de JOH de ocho años, pero ¿cómo reaccionarán los hondureños si a la vuelta de cuatro años LIBRE actuara con la firme disposición de continuar en el poder con Xiomara Castro o con algún otro miembro de la familia Zelaya Castro?

Es inevitable anticiparnos para ver ese momento de la futura historia política hondureña. Habrá que esperar cuatro años para saber si LIBRE, que ha sido un crítico sistemático de lo que llaman una dictadura, ¿a la vuelta de ese tiempo podría intentar dinamitar el Estado de Derecho para crear una verdadera dictadura de largo plazo?

Creo que habrá que esperar, pero sin olvidar lo que ha sucedido en estos últimos cuatro años, en que LIBRE se afianzó con el argumento de combatir la dictadura.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy jueves 6 de enero de 2022.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.