¡El café hondureño está en riesgo!

abril 5, 2017

En Honduras, el 95% de la producción de café está en manos de pequeños productores.

Tegucigalpa, Honduras

Uno de los fundamentos de la economía hondureña, el café, está bajo amenaza por el surgimiento de una nueva cepa del hongo conocido como “roya del cafeto”, que en solo cuestión de días despoja al arbusto de todo su fruto en maduración, de su follaje y lo destruye.

En Honduras, el noventa y cinco y medio por ciento de la producción de café está en manos de pequeños productores, por lo que el cultivo representa la principal fuente de ingresos para unas ciento diez mil familias en todo el país.



Nuestro país es en la actualidad el segundo mayor productor de café de Centroamérica, aunque pese a la importancia económica del rubro, falta el diseño y la adopción de una política de largo y mediano plazo para la producción, comercialización e industrialización del café.

Te puede interesar: Cafetaleros solicitan L.500 millones para combatir la roya

Ahora, en parte producto de esa desorganización, los cafetaleros hondureños se ven indefensos frente al ataque despiadado de esta nueva variedad de “roya del cafeto” que amenaza con destruir los cultivos y acabar con la actividad económica de mayor relevancia en el país.

Desesperados por la situación, los cafetaleros han solicitado al gobierno un respaldo financiero de quinientos millones de lempiras con los cuales combatir eficazmente el brote de la enfermedad y reponer los cafetales destruidos.

La nueva roya ataca con fuerza

El brote afecta ya al seis por ciento de las plantaciones en Honduras y un estimado conservador indica que podría acabar hasta con el treinta por ciento de los cafetales.

Al ataque de la nueva “roya del cafeto” se han mostrado vulnerables las variedades conocidas como “Lempira” e “Ihcafe 90” que resistieron un brote anterior de la enfermedad que en 2013 redujo a un tercio la producción cafetera nacional.

Vea también: Honduras: Es posible la disciplina fiscal en año electoral

El pronóstico de cosecha para el actual año cafetero, calculado antes del brote de “roya del cafeto” era de noventa y cuatro millones de quintales, con ingresos de 512 millones de dólares, unos mil doscientos millones de lempiras,  para el primer trimestre del año.

No obstante, debido al descubrimiento de la enfermedad, que se detectó primero en el oriental departamento de Olancho, ese pronóstico no estará ni cerca de cumplirse.

Según expertos del Instituto Hondureño del Café, las pérdidas totales podrían llegar a los dos mil trescientos millones de lempiras al final del año-cosecha.

Esta nueva emergencia resalta la importancia de replantear la organización del sector cafetero nacional, resolver los problemas de la cadena de comercialización, intensificar la práctica de las actividades de prevención y profundizar en la capacitación de los productores.

Vea también: Aumenta gasto por importación de combustibles

El café, muy por encima del banano y la madera en la lista de productos tradicionales de exportación en Honduras, merece una atención especial y especializada, es demasiado importante para decenas de miles de personas para dejarlo  a la deriva, porque cuando eso pasa, las consecuencias son lamentables y este nuevo brote de “roya del cafeto” es un triste recordatorio de esa realidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *