El cacao: otra de nuestras bondades

febrero 15, 2019

TEGUCIGALPA, HONDURAS

El cacao se ha convertido en los últimos años en otra de las bondades de nuestra producción agrícola, muy privilegiado por los expertos que conocen a la perfección las condiciones que hacen de este fruto, el calificado para la elaboración del mejor chocolate y de los caramelos de chocolate. Lo diferenciamos porque una cosa es la bebida del chocolate y otra distinta son las barritas del exquisito manjar que hoy es saboreado como caramelo en los diferentes países del mundo, por personalidades de toda índole, desde políticos, artistas, deportistas, eminencias de la nobleza, de la realeza, hasta los seres más humildes del planeta. Nadie quiere estar hoy en día fuera de la onda del chocolate, todos piden chocolate a su gusto, sea bebida, sea como caramelo, para bañar los bananos, las manzanas, las peras, etc., etc.



Y la base de todo este degustar exquisito que es el chocolate, está en la fruta original, que es la materia prima: el cacao. Hace ya algunos años están viniendo los técnicos suizos de una reconocida transnacional que fabrica los chocolates, a motivar a los hondureños a que sigan sembrando más áreas de cacao, porque para fortuna que nos dio la naturaleza, es en Honduras donde existe la tierra y el clima adecuados para que florezca una especie de cacao, tanto en el natural color verde que al madurar se vuelve amarillo, como en el cacao de color morado o púrpura, ambos de un sabor ideal para el gusto de los chocolateros.

La región adyacente al Lago de Yojoa pareciera ser la tierra divina, la tierra escogida para el cacao; en todo ese amplio sector hondureño, el suelo tiene los elementos naturales para que el cacao nazca y crezca destinado a producir el fruto de la mejor calidad. Los suizos, que han estado en el negocio de la elaboración del chocolate, afirman que la textura y el sabor de la fruta del cacao hondureño sembrado en esa zona lo hacen situarse en el nivel de la excelencia.

Ahora tenemos muchos hondureños dedicados al negocio de procesar el cacao para hacer chocolate en sus diferentes formas de presentación, y lo hacen de una forma artística, competitiva, y a un precio muy razonable. Hoy vimos en el foro de Canal 10 una transmisión desde las riberas del Lago de Yojoa, a un grupo de empresarios hondureños que se dedican al negocio de la elaboración del chocolate, impulsados por el Instituto Hondureño de Turismo (IHT) como actores de un corredor turístico, con chocolate presentado en envase fino, para venderse en Honduras y en cualquier país del mundo. Así como lo apreciamos este día, el chocolate ya es un rubro de negocio que debe ser potenciado para la exportación, por lo que nos parece que el gobierno hondureño debe proyectar este producto hondureño de alta calidad como un orgullo del país, igual que Colombia lo hace con su café en la figura de Juan Valdez.

La pionera en portar la bandera del chocolate hondureño en EEUU y Europa es Maribel Lieberman, una empresaria hondureña exitosa que ha incitado a los europeos a que saboreen el chocolate que lleva como marca su apellido, mientras que en Nueva York, la tienda de la señora Lieberman es concurrida por clientes de todos los niveles de la sociedad neoyorquina, pero en una excepcional clientela, son personajes del ambiente artístico. Maribel Lieberman ha motivado a los agricultores hondureños a que siembren más cacao, porque el consumo del chocolate va incrementándose cada día, desde que los médicos lo recomiendan como un producto saludable, desde luego usando la lógica de la de la moderación.

El cacao no es nuevo en el aspecto alimenticio, los mayas degustaron su pulpa que es suave, dulce y deliciosa, y ya secas las semillas de la fruta, las usaron como una especie de moneda o dinero, cuando aún no existían las monedas metálicas. Históricamente el cacao ha tenido un valor altamente apreciado, llegando a tener una cadena de valor, tanto como bebida como un caramelo inigualable. El cacao es un negocio sostenible para pequeños y medianos agricultores, sustitutivo del café cuando este grano pierde su valor por los bajos precios en el mercado internacional.

El cacao se ha convertido en un cultivo comercial crucial para miles de pequeños y medianos agricultores por las magníficas oportunidades que se generan por el creciente apetito mundial por el chocolate como bebida o como caramelo. Como todo producto que se ha puesto de moda en el mundo entero, pronto tendrá más desafíos, por lo que el gobierno debe trazar una hoja de ruta para la siembra de este producto, de manera que quienes se dediquen a sembrarlo, conozcan las ponderaciones de todos los elementos del mercado. Pero, hay que celebrar que el cacao hondureño no solo es rico y saludable al disfrutarlo, hoy también le aporta al turismo de la región del Lago de Yojoa. Nuestras felicitaciones tanto a los cacaoteros como a los chocolateros hondureños.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy viernes 15 de febrero de 2019.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *