El arte de la mentira

febrero 19, 2021

TEGUCIGALPA, HONDURAS

El Partido LIBRE está dando una cátedra del arte de la mentira con un supuesto interés de participar en las elecciones primarias, aunque su interés supremo es torpedearlas por donde pueda, hasta desprestigiarlas y de ser posible boicotearlas para evitar que se realicen. Hay muchas formas de mentir y una de ellas es hacer lo contrario de lo que se dice, y es exactamente lo que LIBRE está haciendo. Para LIBRE las elecciones primarias valen menos que un centavo, porque, en su idiosincrasia que es de contenido autoritario no tienen importancia las aspiraciones de los segundones, porque su pensamiento es de arremolinar a toda la masa alrededor de una sola figura que alcanza el liderazgo único, que es el fondo de su filosofía: llegar a ser un partido único para ejercer el poder en forma hegemónica.



El papel de Carlos Eduardo Reina y Wilfredo Méndez en las primarias contra Xiomara Castro, es el de «taparle el ojo al macho» porque ambos saben perfectamente que la membresía de LIBRE se volcará por Xiomara Castro, y los pocos votos que ellos podrían obtener solo servirán para vender el parapeto que en LIBRE hay democracia para que otras personas colmen sus aspiraciones, pero en el fondo todo es una burda mentira. Por lo tanto, el papel que está haciendo Riccy Moncada, la representante de LIBRE en el CNE, es el del torpedeo constante, asumiendo la inconsecuencia con la cantaleta del fraude, al más puro estilo del populismo que han usado Hugo Chávez y Nicolás Maduro en Venezuela, y Daniel Ortega en Nicaragua. Los partidos de izquierda usan profusamente la mentira, erigiéndose en la posesión de la verdad, una verdad que se cimienta en cualquier mentira que se les ocurre.

En honor a la verdad, los únicos que creen en las elecciones primarias son los liberales y los nacionalistas. Por tradición, el Partido Liberal ha sido un abanderado de las elecciones primarias para elegir democráticamente a sus autoridades y candidatos, luego al Partido Nacional, que antes elegía de dedo a sus candidatos en las famosas convenciones, terminó por acogerse al proceso democrático de las elecciones primarias. En cambio para LIBRE, las pocas elecciones primarias que ha celebrado han sido una pesadilla, porque como sus partidarios saben que su única candidata es Xiomara Castro, no le prestan importancia a los aspirantes segundones que no tienen ninguna posibilidad frente a Xiomara. Entonces, los partidarios no se motivan por las primarias y no concurren a las urnas, por lo cual las mesas electorales de LIBRE en las primarias se miran vacías, sin electores y a los delegados no les queda más que rellenar las urnas en mojigangas que han quedado grabadas en videos y fotografías. Pero, al máximo y único líder de LIBRE, le interesa mostrar a su partido como un instituto político democrático, un intento que resulta vano porque en un país pequeño como el nuestro es muy fácil detectar esta cachaza electoral en la que solo se untan los bobos.

El papel de Riccy es comprensible, es hacer ver mal en todo momento el funcionamiento del CNE para crearle mala imagen al proceso electoral primario, porque en la medida que consiga este objetivo cree que debilitará al Partido Nacional y al mismo Partido Liberal, aunque su finalidad por ahora es lograr una alianza con este último en la que, aunque no consiga encabezar la candidatura, por lo menos pueda hacer ingresar a Xiomara en una de las designaciones presidenciales. Así está este escenario en el que de antemano se ve que LIBRE no tiene ningún buen propósito como para pensar que está trabajando por fortalecer la democracia, porque tantas veces el propio Mel Zelaya ha repetido que ellos, no creen en esto, es decir, no creen en las elecciones democráticas.

Resulta increíble que los liberales de alguna manera le hagan el juego a LIBRE, quizás porque no descartan hacer una alianza para buscar derrotar al Partido Nacional, pero no al grado de prestarse a las patrañas de las que hace gala Riccy Moncada, al pretender imponerse a la brava para crear un mecanismo ilegal para el conteo de los votos. Los liberales no han tenido el cuidado de poner en los cargos claves en el CNE y el TJE a delegados con suficiente energía y carácter, nombraron a dos respetadas damas que no se parecen en nada a Riccy Moncada, y para no soportarla, mejor tiraron la toalla en forma disfrazada acogiéndose a permisos por enfermedad.

Si los partidos tradicionales ceden a las granujadas de Riccy Moncada en el CNE, LIBRE que se cree el partido más listo les comerá el mandado y terminará por comerse a la democracia, comenzando por desprestigiar las elecciones primarias, haciendo todo lo posible por hacer que la mayoría de la gente no concurra a las urnas el próximo 14 de marzo, lo cual sería una victoria inmoral pero valedera para los objetivos de indisponer a los electores y lograr que las elecciones primarias se vean escasas de participación electoral. Sobre este objetivo gira el papel de Riccy Moncada en el CNE, demostrando ser toda una experta en el arte de la mentira para poner contra las cuerdas a los delegados de los partidos tradicionales.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy viernes 19 de febrero de 2021.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *