El arma más poderosa de un país

marzo 25, 2019

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Este día comenzó el debate sobre la necesidad de transformar el sistema educativo nacional, en un marco sobrio, con la seriedad que reviste a todo acontecimiento impulsado por instituciones y empresas que trabajan con convicción por las buenas causas del país. El debate educativo surgió de la iniciativa de los miembros del Consejo Editorial de Televisión Educativa Nacional TEN Canal 10, integrado por diez personalidades hondureñas comprometidas con el progreso de nuestra nación, conscientes que para alcanzar este anhelo solo será posible a través de la educación.



Con la presencia del ministro de Educación, Arnaldo Bueso, el rector de la UNAH, Dr. Francisco Herrera, el rector de la UPNFM, Dr. Hermes Alduvin Diaz, y el rector de UNITEC, Dr. Marlon Breve, el foro de apertura del gran debate educativo nacional, moderado por el periodista Erik Mejía, se abordó con altura y con mucha precisión la necesidad de transformar el sistema educativo hondureño. La discusión discurrió desde el nivel académico pero con un lenguaje que estuvo al nivel del común de nuestra ciudadanía, de manera que los hondureños que pudieron presenciar el Foro Canal 10 con la apertura del debate, no estuvieron excluidos por motivos de incomprensión del abordaje del tema central.

El debate educativo se irá desarrollando a lo largo del año con el mensaje principal que busca transmitir, que la realidad educativa actual debe cambiar de un modo tan dramático, porque estamos obligados a revisar todas nuestras condiciones y convicciones sobre el tema educativo, poniendo a prueba todos los elementos del sistema actual frente al avasallador avance de la tecnología en el campo educativo. Las reformas educativas del siglo pasado impusieron un conjunto de ideas, conocimientos y convicciones que tuvieron una larga vigencia, pero con el vertiginoso desarrollo tecnológico que ha tenido el mundo en las últimas dos décadas, muchos conceptos educativos han sido brutalmente superados y para poder decir que debemos trabajar porque todos los hondureños o cuando menos la mayoría de las nuevas generaciones tengan acceso a una educación con calidad, hay que saber que no basta con poner la tarea educativa en manos de docentes profesionales debidamente preparados, sino se tiene claridad en que, la incorporación de la tecnología al sistema educativo es tan elemental como el factor docente.

Y ante todo, saber que los padres de familia juegan el primer papel en importancia en la educación de sus hijos. Pero la prioridad paternalista no hay que verla desde el punto de vista de que son los padres los que deciden que deben estudiar sus hijos, hablamos del cuidado que ninguna persona puede tener sobre los niños en la crucial etapa de la formación, desde la escuela hasta la educación media, cuando el niño y el joven están llenos de dudas y son susceptibles, como si fueran una especie de esponja, para absorber las buenas y sobre todo las malas influencias.

En el gran debate educativo francés, Rousseau y Condorcet, fueron partidarios que el Estado pusiera la educación de los niños, inicialmente a cargo de sus padres. Los tiempos han cambiado mucho desde entonces, lo que no ha cambiado es que la felicidad personal de los padres de familia depende en una inmensa medida de la felicidad personal de los hijos, o sea, en la realidad humana, nadie se preocupa más porque a un niño o a un joven le vaya bien en el decurso de la vida como a sus padres.

El cambio arrollador que ha vivido la humanidad en las últimas décadas por el avance tecnológico impresionante, demanda que los padres nos compenetremos que nuestros hijos y nietos nos superan por el conocimiento de la tecnología. Posiblemente nuestra capacidad de razonar con filosofía, frente al actual torbellino tecnológico es lo que nos permite equipararnos con nuestros hijos y nietos, pero una vez que nosotros desaparezcamos, el país, el mundo, con todas las decisiones que deban tomarse, quedará en sus manos.

Y si no reformamos nuestro sistema educativo que ya está superado por los cuatro costados, habremos cometido la peor irresponsabilidad como ciudadanos y como padres de familia, equivalente al más grave crimen social que significará haber condenado a Honduras a seguir en la cola de países más atrasados del planeta, sin capacidad competitiva, y a los hondureños que vivan para entonces, a ser el lumpen más desgraciado y miserable del planeta.

Invitamos a los padres de familia, a los maestros de todos los niveles, a los dirigentes sociales, a empresarios, a los políticos de todos los partidos y hondureños en general, a ser parte de este histórico debate educativo, que comenzó hoy y que solo concluirá cuando se cumpla su gran objetivo, que es haber logrado la transformación del sistema educativo nacional. Para entonces, los hondureños tendremos en la educación, el arma más poderosa para desarrollar el país.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy lunes 25 de marzo de 2019.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *