EEUU: Mayoría niños inmigrantes no podrán quedarse

julio 7, 2014

La mayoría de los niños que tratan de cruzar ilegalmente la frontera de Estados Unidos no podrán obtener asilo por motivos humanitarios, dijo el lunes la Casa Blanca.
La advertencia se emite en momentos que la Casa Blanca ha finalizado una solicitud de presupuesto al Congreso detallando los fondos adicionales que pide el presidente Barack Obama para contratar a jueces de inmigración y abrir más centros de detención para controlar la crisis. Las autoridades de la Casa Blanca dijeron que planeaban enviar la solicitud por más de 2.000 millones de dólares a los legisladores el martes.
El vocero de la Casa Blanca, Josh Earnest, dijo que aunque el gobierno permitirá que se realice un proceso de revisión, las autoridades no esperan que muchos de los niños que lleguen a la frontera puedan quedarse en Estados Unidos.
«Es poco probable que la mayoría de estos chicos cumplan los requisitos de asistencia humanitaria», dijo Earnest. «Significa que no tendrán los fundamentos legales para permanecer en el país y serán deportados».
Aun así no está claro con qué rapidez se desarrollará el proceso. El secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, reconoció el domingo que ese tipo de procedimiento podría retrasarse mucho y dijo que lidiar con las enormes cantidades de menores solos que cruzan la frontera es un dilema legal y humanitario para Estados Unidos.
«Nuestra frontera no está abierta a la inmigración ilegal y estamos tomando varias medidas para controlar la situación, como devolver a las personas más rápido», dijo Johnson en el programa de NBC «Meet the Press». A la vez, dijo, la administración está «buscando maneras de crear opciones adicionales para lidiar con los niños, especialmente que se apeguen a nuestras leyes y con nuestros valores».
Al preguntársele varias veces si miles de menores centroamericanos serán deportados pronto, Johnson dijo: «Necesitamos encontrar maneras más eficientes de cambiar esta tendencia y ya hemos empezado a hacerlo».
La mayoría de los menores vienen de Guatemala, Honduras y El Salvador, donde el aumento en la violencia y la pobreza ha hecho que los padres envíen a sus hijos a pesar de ser un viaje peligroso.
«Esto es un fracaso diplomático. Es un fracaso del liderazgo de la administración», dijo el gobernador de Texas Rick Perry, quien se postuló a la candidatura presidencial con el Partido Republicano en el 2012.



Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *