Widget Image
Galardonan en Francia a científico Marco Tulio Medina

Educación, ciencia e investigación en la agenda nacional

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Un país cuya agenda nacional no contemple la educación, la ciencia y la investigación es un país a la deriva y sin ninguna intención de afrontar un futuro para sus actuales y nuevas generaciones, y como tal será un país cuya existencia podría terminar en pocos años, por la incapacidad competitiva, cuando los demás países, que seguramente serán la mayoría, lo avasallen en las tablas de posiciones donde ocuparemos una lastimera posición de nación infra subdesarrollada. Del país que estamos hablando es Honduras, nuestro país, con presupuestos sociales donde las prioridades, casi en su totalidad, están destinadas al pago de salarios, con una cuota muy escasa para invertir en educación, ciencia e investigación. De continuar así estaremos condenados a ser un país vacío, por lo que cualquier escritor con imaginación podría escogernos como modelo de nación chatarra para escribir un libro.

Por eso, cuando tenemos algunos chispazos de reconocimiento para los pocos hondureños que se queman las pestañas en el campo de la investigación y desarrollo científico, lo disfrutamos y lo celebramos a plenitud, porque en medio de ese inmenso mar de fallas que tenemos como país, cuando las autoridades, las instituciones o alguna organización destacan a aquellos compatriotas por su entrega al campo de la ciencia y la investigación, encienden una estrella que alumbra e ilumina aunque sea por unos pocos momentos.

Algo así fue lo que vimos ayer en una sala del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (COHEP), donde el presidente de esta organización, Juan Carlos Sikaffy, en un acto enaltecedor, otorgó un reconocimiento al científico, investigador y profesional de la medicina, Marco Tulio Medina, por su entrega a la ciencia y a la investigación. Fue un acto como pocos se celebran en Honduras, donde casi no existe el hábito de reconocimiento a las personas que hacen méritos de sobra por su entrega a la ciencia y la investigación, y que aportan beneficios invaluables al bienestar y la salud de la humanidad.

El Dr. Marco Tulio Medina, profesor de la Facultad de Medicina, es un incansable como apasionado de la investigación, dedicado en los últimos años a escudriñar todo lo que tiene que ver con la epilepsia y sus derivaciones en la salud de las personas, conectado en forma permanente con el doctor Salvador Moncada, eminente científico hondureño cuyos aportes a la ciencia, en laboratorios europeos, le han hecho merecedor de una alta consideración en el alto escenario científico mundial. El doctor Medina junto al doctor Moncada impulsan el movimiento Honduras Global, que aglutina a numerosos profesionales hondureños que se desempeñan en instituciones, universidades, empresas y laboratorios de Estados Unidos, Canadá, México, España, Francia e Inglaterra, con el objetivo de que en determinados momentos vengan a Honduras a sembrar parte de sus conocimientos que los han encumbrado para ser reconocidos como científicos.

Como suele suceder, el doctor Marco Tulio Medina tiene más reconocimiento fuera del país, siendo que a los hondureños nos afecta de una forma terrible el síndrome del cangrejo, que es el mal que para mayor gravedad es propiciado por la fiebre de la mezquindad, que lleva a muchas personas que lo padecen, a obstinarse para negar los méritos de hondureños aventajados como Marco Tulio Medina, que es más apreciado por el gobierno de Francia y sus instituciones académicas y científicas, que en nuestro país, donde padecemos la incapacidad del reconocimiento.

Por eso pesa mucho el reconocimiento otorgado por el COHEP a través de su presidente Juan Carlos Sikaffy, que al hacerle entrega de una placa al Dr. Medina, recordó los años estudiantiles cuando compartían las aulas colegiales, donde a Medina sus compañeros le decían “el sabio” por su entrega a la lectura. Desde entonces, la estrella luminosa del conocimiento ha alumbrado a Marco Tulio Medina, resultando muy saludable que un ex compañero de aulas colegiales, convertido en el máximo dirigente empresarial, tuviera la afortunada iniciativa de honrar su meritoria entrega a la ciencia y la investigación.

En Honduras debemos promover más eventos de esta clase, por lo pronto es necesario incorporar a la agenda del país el tema educativo. Muy pronto, para sorpresa del país, se abrirá un nuevo escenario, donde padres de familia, maestros, políticos, colegios profesionales, todas las universidades, empresa privada, sociedad civil y gente de opinión pública, impulsados por el canal televisivo que nació con el emblema de la educación, estarán discutiendo un tema de gran necesidad como es LA TRANSFORMACIÓN DEL SISTEMA EDUCATIVO NACIONAL, COMO UN DEBATE IMPOSTERGABLE. Será entonces cuando la educación, la ciencia y la investigación formarán parte de la agenda nacional.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy miércoles 13 de marzo de 2019.