Teletón, el valor de la solidaridad

diciembre 9, 2016

Hace 29 años, cuando comenzamos las reuniones para organizar la primera Teletón, en una de los salones del Hotel Alameda, un grupo de personas de buena voluntad lideradas por José Rafael Ferrari, nos hacíamos la pregunta de ¿hasta donde iríamos a aguantar con la tarea de apelar a la sensibilidad y a la solidaridad de los hondureños para poder llevar a feliz término la construcción de tres centros de rehabilitación?, donde unos 600 mil hondureños con algún tipo de discapacidad física podrían recibir atenciones y terapias. Al celebrar  una  nueva edición de la Teletón, con la gran apoyo  de los hondureños, sentimos que como ciudadanos hemos cumplido una buena parte de la jornada de la vida, con la profunda satisfacción de contar con la respuesta y el apoyo de miles de compatriotas y empresas que comprenden la magnitud de Teletón, que es el mayor concepto solidario que se desarrolla en nuestro país.

En  estos 29 años hemos visto el mayor desprendimiento humano que un personal calificado puede tener con sus pacientes; médicos, terapistas, y demás personal de los centros Teletón, por excelencia son personas provistas de una calidad humana excepcional. Los niveles de incomprensión de algún paciente desesperado, que siempre los hay por razones de carácter, son mínimos, y lo que más obtenemos como directivos de Teletón son expresiones espontáneas de adultos y jóvenes que asisten a los centros de rehabilitación.



Es el mejor pago que como voluntario podemos recibir como directivos de Teletón, porque nada es tan grato como el hecho de que, por haber sido bien tratados y como consecuencia haber logrado rehabilitarse, los beneficiarios se expresen con un agradecimiento ilimitado. Este es el mayor premio que recibimos en Teletón, el saber que el esfuerzo colectivo que hacemos directivos, médicos y terapistas, es reciprocado con expresiones de generosidad por nuestra población.

Cuando  termina cada  jornada anual  de 27 horas de motivación y recaudación, los directivos de Teletón presididos por don JRF,  revisamos los resultados del evento y comenzamos la preparación del evento siguiente, lo cual le da una idea al pueblo que en Teletón no se descansa, terminamos  un evento y empezamos a planificar el siguiente. Y esto es así, porque el objetivo de  Teletón no solo es sostener los cinco centros de rehabilitación, el alcance social va mucho más allá, porque la institución representa una esperanza para miles de compatriotas, no solo por la atención a sus dolencias físicas, sino porque Teletón encarna un evento capaz de unir a la gran familia hondureña a través de una motivación de plena  solidaridad.

Así se ha mantenido Teletón y la población hondureña la percibe como una institución que camina flameando la bandera de la solidaridad. Todo aporte, toda contribución, toda donación cuenta, no importa el tamaño ni la cantidad. Teletón no distingue entre el tamaño de la voluntad, lo importante es que la gente crea que cuando necesite de la institución, encontrará un centro de rehabilitación teletón próximo, donde podrá recibir atención sin tener que pedir recomendación a nadie, porque Teletón es de todos los hondureños.

Gracias a esta mística que Teletón ha mantenido estos 29 años,  es que los Centros de Rehabilitación se mantienen atendiendo a quienes padecen algún tipo de discapacidad física, procurando tanto médicos como terapistas, que el programa de atención ayude a cada persona a mejorar sus condiciones para valerse por si mismo. Y la mejor respuesta que se obtiene en la institución es la colaboración de los pacientes para que el tratamiento sea efectivo.

La directiva de Teletón que preside don José Rafael Ferrari únicamente se alimenta de las expresiones generosas de agradecimiento de todos cuantos han ido a nuestros centros rehabilitación a recibir sus terapias. Este es el mejor premio a todo el esfuerzo realizado durante el año, que culmina con la jornada de recaudación cada diciembre. Gracias a todos los hondureños, gracias a las empresas e instituciones donantes,  juntando la solidaridad de todos,  hacemos posible que Teletón siga siendo una institución creíble para seguir sirviendo al pueblo hondureño. Así son las cosas y así se las hemos contado hoy viernes 9 de diciembre de 2016.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *