Eclipse mental

agosto 21, 2017

EDITORIAL

El eclipse solar que se repetirá dentro de muchos años no causó entre los hondureños la sensación que provocó en otros lados del continente, donde la gente se emociona ante un evento astronómico de tanta expectativa. Pero así somos aquí, especialmente cuando ya se oye el fragor de una campaña política totalmente atípica, cuando llevamos varios días con los nervios crispados por los discursos de una persona que encabeza la candidatura del Partido Libre, haciendo gala de una prostitución semántica que jamás se había escuchado en un ambiente electoral anterior.



La catástrofe moral del discurso del candidato de Libre, la Chava Nasralla, se está basando en la metáfora electoral que le dio el triunfo a Donald Trump en EEUU, en lo que cada vez parece irreversible. La Chava Nasralla ha enraizado su condición de candidato de Libre, adoptando además del estilo insultante de los políticos chavistas, una posición que sitúa el perfil de los problemas de Honduras en el ultraje verbal, sin más contenido que la agresión. Si pudiéramos hacer un comparativo con el evento del eclipse solar de este día, Nasralla viene padeciendo de un tiempo para acá, de un eclipse mental que opaca la luz de la razón.

Cuando un aprendiz de político apela a la exaltación o a la prostitución semántica, es un tipo disparatado que no merece la confianza de los electores, porque en el reciente pasado descalificaba al Partido Libre haciendo gala de los peores epítetos, y hoy pretende consagrarse ganando el poder encabezando la candidatura por esa misma institución. Da la impresión que la Chava Nasralla está alejado de la razón y que es altamente recomendable que algún pariente lo remita para que le practiquen un examen siquiátrico, porque lo necesita con más urgencia que cualquier otro de los internos del neurosiquiátrico.

Incluso, es difícil pensar que el electorado de Libre se sienta cautivado por este tipo de mensaje de la Chava Nasralla, porque, aunque en ese partido hay muchas personas que quieren alcanzar el poder sin importar cuál sea el medio para lograrlo, hay muchas otras que no están dispuestas a aceptar la transferencia de la desquiciada personalidad de Nasralla. No olvidan sus recientes agresiones contra Libre y tienen muy claro que votarán por los diputados de su partido, pero casi seguro que no votarán por el candidato que les impuso Mel Zelaya.

La gente de Libre tiene su condición ideológica y de allí no los saca nadie. Mientras que a los liberales que aún siguen en Libre no les cuaja la idea de votar por un individuo tan desquiciado que ayer dijo una cosa, hoy otra distinta y quien sabe con qué saldrá mañana. El discurso de la Chava Nasralla es una especie de baba retórica, mezcla de mentira con miseria moral y de postre, mucha bajeza, toda una orgía de prostitución semántica.

Un candidato de tan baja calidad no puede recibir el apoyo de personas que por su ideología no aceptan caer tan bajo, y conociendo su historial no les impresiona que quiera granjearse su simpatía atacando a todos los demás políticos con un discurso incoherente, plagado de los mismos términos con que hace unos meses atrás la emprendía contra Libre. Los originalmente miembros de Libre no creen que el fin  de llegar al poder, justifica usar como medio a un individuo chiflado que por su eclipse mental es más proclive a que se gane un internamiento en el neurosiquiátrico, que recibir el apoyo de los electores, porque aunque en algunos países se dice que las democracias son tontas cuando eligen a los más descerebrados, o a los más disparatados, el electorado hondureño no está vacío.

Habrá alguno que otro que quiera apoyarle, porque de todo hay en la viña del Señor, pero la inmensa mayoría de los hondureños no se deja engañar por el chantaje populista a que ha descendido la Chava Nasralla. Bastante tiene la gente con soportar a los bárbaros de la calle que agreden con armas de todo tipo a las personas, como para aceptar a un desquiciado en la dirección del país.

No creemos que tanta agresión verbal de la Chava Nasralla caerá en saco roto, porque de repente aparecerá una persona o una institución seria que decida no comerse los sapos que escupe a cada momento el candidato de Libre.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy lunes 21 de agosto de 2017.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *