DPI se pronuncia sobre desgarradora carta que madre de Keyla Martínez les dirigió

abril 7, 2021

En la misiva, Norma Rodríguez, asegura que si «debe cooperar económicamente, lo haré»

La Esperanza, Intibucá 

La Dirección Policial de Investigaciones (DPI) se pronunció sobre la carta que Norma Rodríguez, madre de Keyla, les envió para reclamarle por la falta de avances en la investigación.



La universitaria murió en extrañas circunstancias el pasado 7 de febrero en una celda de la Policía Nacional en el municipio de La Esperanza, Intibucá.

La misiva es escrita por Rodríguez al notar la celeridad que se le está dando al caso de los dos agentes asesinados en la colonia Cerro Grande —que según las autoridades ya se tendrían detalles de los responsables en menos de 48 horas— en comparación con el caso de Keyla en el que aún no hay detenidos.

En su perfil de Facebook, la madre publicó el siguiente escrito: 

Sr. Rommel Martínez, Dirección Policial de Investigaciones (DPI)

Me dirijo a usted porque leí la noticia de que la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) ha conformado un equipo especial de investigación para obtener resultados en un periodo de 48 horas, sobre el asesinato de los agentes de policía, Kenneth Ricardo Flores Alvarado y Carlos Alfredo López Mendoza.

Esa noticia me ha impactado y ha despertado muchas inquietudes y quiero hacerle nueve preguntas de las cientos que día a día me hago.

Me gustaría que me las responda, porque sus respuestas son muy importantes para mí y estoy segura, que también para la mayoría del pueblo hondureño:

¿Por qué para investigar el asesinato de dos policías les basta 48 horas para saber quién les quitó la vida y para investigar el asesinato de mi hija Keyla Martínez no les ha alcanzado la cantidad de 6 mil 800 horas aproximadamente?¿Por qué no investigaron el asesinato de mi hija, si no, solamente su detención?

¿No murió acaso, a causa de esa detención y en custodia policial? Sólo ese hecho debe bastar para saber que la asesinaron miembros de la policía de los que estaban en servicio la noche de su asesinato, porque para pensar que no son culpables, habría que ser muy ingenuo. ¿Por qué piensa usted que la vida de estos dos policías asesinados valía más que la vida de mi hija Keyla, también asesinada? Para mí ella era muy valiosa, como estoy segura que era valiosa la vida de estos policías para sus madres.

¿Por qué, a pesar de saber quiénes están involucrados el asesinato de mi hija, no han señalado, mucho menos detenido a nadie? Si usted no lo sabe, yo se los puedo señalar:

El subcomisionado Melvin Alvarenga, como principal responsable, los agente que estuvieron de servicio y los once detenidos que se convirtieron en testigos, en la posta policial número 10 en la Esperanza, Intibucá la madrugada del 7 de febrero cuando le arrebataron violentamente la vida a mi hija.

¿ Acaso la DPI está encubriendo a los asesinos?¿Cree usted, que debo cooperar económicamente con ustedes para conformar un equipo especial de investigación para obtener también resultados en la investigación del asesinato de mi hija? Cooperaría con todo gusto.

¿Cree usted que la madre de una hija asesinada tiene el derecho y merece tener respuestas de por qué su hija murió?¿Como director de la Dirección Policial de investigaciones (DPI), cuántas horas más cree usted, que yo debo esperar para que me dé respuesta a éstas preguntas?

Todas ellas son válidas y espero su respuesta. Norma Rodríguez, madre de Keyla Martínez, asesinada en una posta policial.

Reacción de la DPI

Ha sido el mismo Rommel Martínez, director de la DPI, quien se pronunció en los medios para contestarle y aclararle que no es su dependencia la que dirige la investigación del caso Keyla.

«El caso suscitado en La Esperanza no está cargo de la DPI; por disposición del Ministerio Público, el caso fue asignado a la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC), precisamente para garantizar la transparencia del proceso», explicó.

«Por nuestra cuenta no tenemos conocimiento del caso. En definitiva el caso no lo lleva la DPI, sino la ATIC.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *