Doctor Umaña: Catracho y MAIZ no son «mágicos ni pócimas», pero bajan la carga viral

junio 4, 2020

El tratamiento MAIZ no incluye ningún manejo laboratorial y no tiene medicamentos que van a dañar al cuerpo humano ni les crearán secuelas negativas.

San Pedro Sula, Honduras

El presidente de la Asociación Médica del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) de San Pedro Sula, Carlos Umaña, aclaró que los tratamientos contra el COVID-19, Catracho y MAIZ «no son mágicos ni pócimas, pero sí muy efectivos para reducir la carga viral».



Autoridades del Hospital Escuela (HE) advirtieron ayer que sólo aplicarán esas fórmulas con la autorización del paciente contagiado por la enfermedad.

Además, han advertido que nadie debe tomarlos sin prescripción médica, ya que por su uso descontrolado puede haber efectos secundarios.

En ese sentido, Umaña dijo que en el Seguro se emplea una combinación de ambos tratamientos, creados por científicos hondureños, «a fin de poder desinflamar el cuerpo del paciente».

Señaló que el protocolo Catracho únicamente es para hospitalización, «porque contiene medicamentos delicados, muchos son intravenosos y requiere un monitoreo constante de exámenes».

Mientras el tratamiento MAIZ no incluye ningún manejo laboratorial y no tiene medicamentos que van a dañar al cuerpo humano ni les crearán secuelas negativas, afirmó.

Sin embargo, especialistas han advertido que las dosis deben ser indicadas por médicos, ya que se trata de microcidyn, ivermectina, azitromicina y zinc.

«El mérito radica en la combinación de ambos tratamientos para reducir la carga viral», señaló.

Lea aquí:  A partir del 8 de junio se reactivarán los servicios de emisión de la hoja de antecedentes policiales

«Enriquecer el conocimiento médico es importante, en este momento vamos sobre la marcha y lo que se pretende es ofrecerle una esperanza al pueblo hondureño», dijo.

«Sabemos que los tratamientos Catracho y MAIZ no son mágicos ni pócimas», reiteró.

«Si la persona llega cansada, con fiebre y tos, va a necesitar desinflamación y para ello se requiere una combinación de ambos tratamientos», sugirió.

Asimismo, se emplea un anticoagulante para que no se formen coágulos y las medidas de sostén respiratorio, «si el cuerpo aguanta», enfatizó.

Sostuvo que esos medicamentos no eliminan el virus, pues lo que hacen es bajar la carga viral.

De manera que «es el cuerpo el que finalmente elimina el virus del COVID-19», según el experto.

«Estos medicamentos lo que hacen es sostener el cuerpo y la vida, si la sangre se ralea y se les quitan los microcoágulos, el paciente sobrevive», enfatizó Umaña.

 

 

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *