División entre miembros de la Junta Proponente para los cargos del MP

agosto 28, 2013

El mecanismo de selección de la nómina de cinco candidatos que será enviada al Congreso Nacional dividió la tarde y noche del lunes a los miembros de la Junta Proponente para elegir al fiscal general y al fiscal adjunto. Y es que, aunque existía un mecanismo de descalificación de los 51 candidatos autopropuestos, el representante de las universidades privadas manifestó su desacuerdo y propuso que todos se sometan a todas las pruebas.

Son cuatro las pruebas aplicadas por la Junta Proponente: la entrevista personal, el currículo, la prueba psicométrica y el polígrafo. La junta la integran siete miembros: dos de la Corte Suprema de Justicia, uno de las universidades privadas, uno del Colegio de Abogados. Además, uno de la UNAH, uno del Conadeh y uno de la Alianza por la Paz y la Justicia. Ayer, Carlos Hernández confirmó que los representantes de APJ, Conadeh y UNAH no estuvieron de acuerdo con modificar la forma de selección para llegar a la nómina de cinco candidatos.



Según el proceso, el primer paso era cumplir todos los requisitos curriculares para optar a los cargos de fiscal general y fiscal adjunto. En segunda instancia, quienes tuvieran el currículo deberían sostener una entrevista personal con los miembros de la Junta Proponente, en una especie de audiencia pública. Producto de estos dos primeros pasos fueron descalificados 13 abogados. Algunos de ellos denunciaron su exclusión arbitraria, ya que no poder asistir a una entrevista en una hora rígida establecida por la junta no debía ser causal para excluir a un aspirante a fiscal general o adjunto.

Pese a los reclamos, la Junta no concedió una segunda oportunidad a quienes tuvieran algún impase curricular o problemas para asistir a una cita mediante excusa justificada. De tal forma que a la prueba psicométrica solo fueron convocados 38 abogados. En esta prueba fueron descalificados 24 abogados, a quienes no se les informó de forma oficial qué calificación obtuvieron y por qué fueron reprobados. Por lo anterior, fueron 14 abogados llamados a la prueba del polígrafo, de los cuales solo se sometieron 13 porque una abogada llegó con retraso a la cita.

En cuanto al proceso de selección, la Junta no ha explicado por qué la aprobación de la prueba psicométrica debía ser requisito para someterse al polígrafo. En ese sentido, algunos autopropuestos se preguntaron por qué la Junta no hizo primero la prueba del polígrafo y que quienes la reprobaran no siguieran el proceso. Las debilidades en el proceso de selección son tales que a destacados profesionales no se les ha dado tiempo de subsanar inconvenientes que han surgido, en parte por la velocidad con la que se quiere enviar una nómina de cinco candidatos al Congreso.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *