Divididas opiniones sobre inmigración

julio 23, 2014

Las mayorías demócrata en el Senado y republicana en el Congreso están trazando vías separadas para recordar la petición de gasto de emergencia de 3.700 millones de dólares presentada por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, para la frontera sur del país, pero es improbable que ambas parte alcancen un acuerdo que pueda aprobarse en ambas cámaras.

La presidenta de apropiaciones del Senado, Barbara Mikulski, tenía previsto presentar el miércoles un borrador de ley que asignaría 2.700 millones de dólares para más jueces de inmigración, centros de detención y otros recursos en el sur de Texas, a donde han llegado decenas de miles de niños sin acompañantes. Eso implica una reducción de 1.000 millones de dólares respecto a la solicitud de Obama. Pero se espera que los republicanos, mayoría en el Congreso, vayan más allá con un gasto más reducido que se centraría principalmente en provisiones para cuerpos de seguridad, como tropas para la Guardia Nacional, más que en atender a los menores. Los republicanos del Congreso esperaban debatir su propuesta el miércoles y recibir en audiencia a un destacamento de fronteras formado por el portavoz John Boehner, republicano de Ohio.



Quizá más problemático fue el anuncio de Mikulski, demócrata de Maryland, de que eliminaría de su propuesta cualquier cambio a la ley de 2008 sobre víctimas del tráfico de personas, que según los críticos ha contribuido a la crisis al permitir a jóvenes centroamericanos quedarse en el país de forma indefinida mientras esperan a distantes citas judiciales.

Los republicanos piden cambios en esa ley a cambio de autorizar más gastos en la crisis migratoria, y han dicho que será una parte importante de su propuesta ante el Congreso.

«No creo que el pueblo americano apoye enviar más dinero a la frontera a menos que ambos partidos trabajen juntos para resolver estas políticas y resolver de verdad este problema», dijo Boehner.

El resultado parece ser un punto muerto, con poco tiempo para resolver el estancamiento antes del receso estival del congreso en agosto, que está ya a la vuelta de la esquina.

«Por desgracia, parece que estamos camino de hacer absolutamente nada», dijo el senador republicano de Texas John Cornyn.Mientras tanto, agentes de Seguridad Nacional han pedido que se tomen medidas, señalando que la sobrecargada frontera y las agencias de inmigración se quedarán sin dinero en los dos próximos meses. «

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *