Devastador tifón deja filipinos en la “calamidad”

noviembre 11, 2013

Sobrevivientes buscan entre los escombros de sus casas destruidas a seres queridos que pudieron haber quedado atrapados. Otros batallan para encontrar comida y agua en zonas llenas de cadáveres.

Tres días después de que el tifón Haiyan tocara tierra en el centro de Filipinas como una de las tormentas más fuertes registradas en la historia, la gente se esfuerza por asimilar las pérdidas y los desafíos por venir.



La tormenta, conocida como Yolanda en Filipinas, dejó devastación a una escala monumental. Miles de casas quedaron destruidas, muchas áreas están incomunicadas, sin transporte ni electricidad.

El presidente Benigno Aquino III declaró «estado nacional de calamidad», lo que da más libertad a los equipos de rescate y permite que el gobierno controle los precios de productos básicos.

El fenómeno climático dejo al menos 10,000 personas fallecidas y la cifra de heridos está en aumento.