Detienen nuevamente a exabogado de Trump tras ser liberado por la pandemia de COVID-19

julio 9, 2020

 

Estados Unidos



Michael Cohen, el exabogado personal de Donald Trump que había sido liberado durante la pandemia del coronavirus de una cárcel de Nueva York tras ser condenado por fraude, volvió a ser detenido después de violar los términos de su libertad condicional, según confirmó su abogado a los medios este jueves.

Según el abogado, Jeffrey Levine, es posible que la detención sea consecuencia de que Cohen fuera fotografiado mientras cenaba en un restaurante en Manhattan a principios de julio, algo que no le permitían las condiciones de su liberación a finales de mayo, destinada a evitar su contagio de COVID-19 en la cárcel.

Cohen fue trasladado a un centro de detención federal en Brooklyn, aunque se desconoce cuál será el proceso legal que seguirá tras su detención.

El exabogado de Trump fue puesto en libertad el pasado 21 de mayo como parte de los miles de reos federales que pasaron de la prisión al arresto domiciliario en un intento de poner a salvo a las personas que correrían un alto riesgo en caso de ser infectadas por el coronavirus y que tienen escasas posibilidades de volver a cometer delitos.

Hasta ese momento, se encontraba en el centro penitenciario de Otisville, en el estado de Nueva York, tras ser condenado a tres años por violar las leyes de financiación de campaña electoral de Trump al pagar dinero a mujeres que decían haber mantenido relaciones con el presidente para comprar su silencio, además de evasión de impuestos y declaraciones falsas a un banco.

Cuando fue liberado en mayo, Cohen, de 53 años, había pasado apenas un año en prisión de los tres a los que se le condenó.

Solo dos meses antes de su puesta en libertad, un juez de Nueva York había denegado la petición de Cohen de pasar confinado en casa el resto de su encarcelamiento.

“Pasados 10 meses desde que comenzó su condena de prisión, es hora de que Coen acepte las consecuencias de sus sentencias criminales por graves delitos que provocaron mucho daño institucional”, dijo entonces el magistrado William H. Pauley III.