Detenido supuesto asesino de joven en San Pedro Sula

marzo 22, 2018

El subcomisionado Jorge Rodríguez, portavoz policial, manifestó que Ramírez fue detenido en un parqueo cercano al lugar donde ocurrió la violenta acción

San Pedro Sula, Honduras

Momentos de tensión se vivieron en la Cuarta Calle y Séptima Avenida del Barrio El Centro, en San Pedro Sula, cuando un joven repartidor de comida, identificado como Cristopher Portillo, de 18 años, murió asesinado de un disparo en la cabeza.



En el trágico hecho, como muestran videos que circularon en redes sociales, se ve cuando un furibundo grupo de personas seguía a una patrulla policial que llevaba a dos personas en actitudes sospechosas por lo cual pensaron que eran delincuentes. Sin embargo, trascendió que eran agentes encubiertos de la Dirección de Lucha contra el Narcotráfico que tuvieron que ser auxiliados por la policía preventiva para evitar que los agredieran.

Policía detiene a una persona por supuesta tentativa de violación en Copán

Horas más tarde y, en medio de un fuerte despliegue de las autoridades, fue detenido el supuesto hechor identificado como Santos Abadis Ramírez, de 45 años de edad y originario de El Paraíso.

El subcomisionado Jorge Rodríguez, portavoz policial, manifestó que Ramírez fue detenido en un parqueo cercano al lugar donde ocurrió la violenta acción.

El oficial fue categórico y desvirtuó la responsabilidad de algún miembro de la institución en el crimen del joven ya que los policías portaban armas largas y el impacto de bala que terminó con la vida de Cristopher Portillo correspondía a un arma calibre corto, no obstante, van a esperar el dictamen oficial de Medicina Forense, manifestó el subcomisionado Rodríguez.

Según se aprecia en algunos videos compartidos en redes, la patrulla llega para auxiliar a sus compañeros, posteriormente aceleran y se observa a una persona que saca un arma, les grita a los policías que regresen, se escuchan dos detonaciones y un grito de alerta que decía que habían matado a uno. En el sitio había un casquillo de nueve milímetros.

Versiones no oficiales de personas en la escena establecen que la detención de Abadis Ramírez fue una patraña de las autoridades para cubrir al verdadero criminal del infortunado jovencito que si es miembro de la institución policial.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *