Destapan décadas de abusos sexuales en casas hogar para menores en Londres

julio 27, 2021

 

Reino Unido



Más de 700 menores tutelados sufrieron abusos sexuales durante su estancia en casas hogar en el sur de Londres desde los años sesenta, bajo una “cultura de encubrimiento” que involucró a personal de los centros y a concejales, según un informe.

La investigación publicada por la organización Independent Inquiry into Child Sexual Abuse describe varias de las cinco casas donde ocurrieron los abusos, en el distrito de Lambeth, como “lugares brutales” plagados de violencia y agresiones sexuales.

Un total de 177 trabajadores del mayor de los centros implicados, Shirley Oaks, cerrado en 1983, recibieron denuncias por casos de abusos sexuales que involucraron a unos 530 exresidentes, algunos de los cuales prestaron testimonio para la investigación en junio de 2020.

Uno de ellos, que llegó a Shirley Oaks a los nueve años, recuerda oír gritos de otros niños por la noche y haber sido fotografiado desnudo mientras lo violaban, una experiencia similar a la narrada por otra extutelada, que describe haber sido violada, también a los nueve años, por el hijo adolescente de uno de los cuidadores.

El informe sostiene que el Ayuntamiento de Lambeth mantuvo empleados a adultos que representaban un riesgo para los niños y evitó investigar a sus trabajadores cuando eran sospechosos de abuso sexual.

En el caso de Shirley Oaks, además, se aceptó como voluntarios a cualquier persona de la comunidad que expresara interés en entablar amistad con los niños, sin comprobar antes su idoneidad para la actividad, que incluía jugar a deportes con ellos o acompañarlos de paseo.

A pesar de la escala de abusos denunciados, la investigación recoge que solo seis de los perpetradores fueron finalmente condenados por abuso sexual infantil.

Según el informe, la agenda “progresista” que exhibía el Ayuntamiento de Lambeth en la época en la que sucedieron los abusos no impidió que proliferaran dentro del mismo “el acoso, la intimidación, el racismo, el nepotismo y el sexismo”, con la corrupción y un comportamiento “politizado” como telón de fondo.

En un comunicado el Ayuntamiento expresó una “sincera y sentida” disculpa a todas las víctimas y supervivientes que padecieron abusos y negligencias mientras estaban bajo tutela de la administración.

“El Consistorio asume la responsabilidad de haber contribuido a las condiciones en las que los adultos pudieron abusar con aparente impunidad”, remarcó la concejal Claire Holland, al tiempo que se comprometió a que el Ayuntamiento “siga esforzándose” por mejorar la atención a los menores.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *