Desmesura profesional

mayo 13, 2019

TEGUCIGALPA, HONDURAS

La simbiosis que el Colegio Médico ha construido con el Partido LIBRE para una lucha que está más dentro el contexto político que del gremial, es una alianza atómica que le hace mucho daño a una entidad colegiada que no tiene su génesis en el marco de la violencia, puesto que los médicos, muy distintos a lo que han hecho los colegios magisteriales, en el pasado ni cuando se lanzaron a la conquista de su principal objetivo que es el estatuto médico, ocuparon del apoyo de grupos políticos sectarios para conseguirlo.



La actuación de la presidenta del Colegio Médico, Suyapa Figueroa, nos ha parecido muy desmesurada para su condición de profesional de la medicina, sobre todo al abrirle las puertas del Colegio Médico al Partido LIBRE, para que se inmiscuya en las acciones del gremio, con lo cual desnaturaliza la posición del Colegio frente a las medidas del gobierno, a la vez que complica su liderazgo porque hay muchos médicos que no estarán de acuerdo con que su colegio haga migas con un partido que basa su plataforma de lucha en la violencia.

Las fotos que aparecieron ayer captadas en un salón de reuniones del Colegio Médico, mostraban una presencia rala de profesionales de la medicina, lo que más había eran empleados del colegio y varios elementos de LIBRE, encabezados por diputados de este partido, que tratándose de aprovechar los espacios para hacer protagonismo en la calle, es el campeón de la revuelta callejera. Los médicos, distintos a cualquier otro tipo de profesionales, se forman en la base del humanismo, y el solo hecho de que su juramento al terminar la carrera de medicina, se hace sobre los mandamientos del juramento hipocrático, les compromete su condición de profesionales éticos.

Los médicos que hacen este juramento saben que al terminar su carrera asumen un deber personal ético de mucho compromiso, para dedicarse a servir a sus pacientes, y manejar con moralidad y valores su práctica profesional. Un médico, por mucha necesidad económica que tenga, nunca abandonara a las personas que necesitan de su servicio, especialmente cuando laboran en los hospitales del Estado, donde son servidores públicos asalariados y no tienen ninguna excusa para abandonar sus jornadas. Sin embargo, últimamente los médicos del Hospital Escuela y otros hospitales públicos, paralizan sus labores, con la excusa eufemística inmoral de hacer sesiones informativas, que en realidad son paros de labores, negándole el beneficio de la atención médica a pacientes que vienen desde diferentes lugares, algunos desde sitios muy distantes de la capital, para encontrarse con el plantón de narices de que no se les atiende porque los médicos están en sesiones informativas convocadas por el Colegio Médico.

No hay justicia en este papel del Colegio Médico, sus dirigentes deben entender que el prestigio profesional se les arruga ante la opinión pública y ante la población en general, porqué los hondureños de menos recursos, que son los que usan estos servicios, no tienen por qué pagar los patos en esta fiesta donde los militantes de LIBRE se aprovechan de la coyuntura construida por el Colegio Médico para dar rienda suelta al vandalismo en las calles. Y si bien los médicos tienen todo su derecho a defender sus conquistas, no es moral que lo hagan a costillas de negarles la atención de salud a los hondureños de escasos recursos y propiciar el desorden social.

El liderazgo de la doctora Suyapa Figueroa en esta campaña tiene un fuerte olor político, el hecho de aliarse con el Partido LIBRE hace que el Colegio Médico se confunda con una organización política que tiene la peculiaridad de la violencia para ganar protagonismo, situación que seguramente no comparten miles de afiliados que estarán lamentando que su colegio se preste para ser punta de lanza en una lucha de presión que no necesariamente tiene que librarse en el escenario callejero, agraviando y dañando la propiedad privada, dejando una secuela destructiva en la que el Colegio Médico aporta una cuota que destiñe el prestigio de una profesión que nace con un profundo espíritu humanista, y que puede hacer valer sus conquistas con métodos civilizados.

Pero, como dijimos al principio, todo es producto de la desmesura profesional con que ha venido actuando la presidenta del Colegio Médico, la doctora Suyapa Figueroa, que no ha entendido que su entendimiento con LIBRE es una alianza como cuando el hambre se junta con las ganas de comer.

Así son las cosas y así se las hemos contado hoy martes 14 de mayo de 2019.